Día 2

¡¡Buenos días cuaderno!!,

si para algo debería servirnos ésta nueva situación a la que ya nos estamos enfrentando, es para volver a reinstaurar el sentido común, y que anormalmente sigue siendo el menos común de los sentidos, ya que esta situación excepcional va a aflorar toda una serie de paradojas que a toda ésta panda que se ha apoderado del poder, más todos los neófitos que se están intentando subir al carro de los que NO PRODUCEN NADA, les va a costar mucho de justificar.

 

 

Por poner un ejemplo; imaginemos un rey que, súbitamente, decide abdicar en su hijo y heredero. El hijo asume la condición de rey. Hasta aquí nada anormal. Imaginemos que un buen día, súbitamente, al padre le sacan a relucir unas cuentas soleadas, en un paraíso fiscal. Esto ya no es tan normal. Pues bien, imaginen que el heredero, que por lo visto también era heredero de dichas cuentas soleadas, y estando el padre en vida, renuncia no a lo ya heredado, el cargo de rey, sino a la posible herencia porque el padre sigue vivito y coleando. Esto ya es directamente del todo anormal. En fin...

 

 

Toda ésta panda que se ha apoderado del poder, más todos los neófitos que se están intentando subir al carro de los que NO PRODUCEN NADA, adoradores del vellocino de oro, y que vienen gobernando desde ya demasiados años, muchos más de lo que sería aconsejable para la salud mental del pueblo soberano, están demostrando no tener ni pajolera idea de cómo afrontar la situación excepcional que tenemos ya encima de la mesa. (Pero no es que no solo no sepan gestionar esto; es que en realidad nunca han sabido gestionar absolutamente nada, tal y como han demostrado a lo largo de sus ineptos mandatos). 

 

 

Produce una mezcla de risa y pena observar cómo ahora agradecen encarecidamente los esfuerzos a los que seguramente peor han tratado, y me explico: ahora resulta que frente a la situación excepcional, resulta que TODOS, absolutamente TODOS, y ellos también van incluidos en el paquete, estamos en manos del personal sanitario, de los servicios sociales, de los barrenderos, de los equipos de limpieza, de los repartidores, de los reponedores, de las cajeras de los supermercados, del personal de todas y cada una de las gasolineras, de los chóferes de autobús, de los científicos, de los camioneros, de los agricultores, de los autónomos, de los teleoperadores, de los informáticos de base, de los técnicos de telecomunicaciones, de los profesores, de los policías, de los bomberos, de los voluntarios e, incluso, de los periodistas y escribidores que no nos conformamos con lo que todos ellos nos quieren contar y tenemos el valor de ser críticos con todos ellos. Entonces, ¿puede que se pregunten quiénes son en realidad los "imprescindibles"? ¡¡Totalmente paradójico!!

 

 

¿Quieren que les enumere una por una todas las humillaciones que toda ésta gente que siempre han sido imprescindibles, no solamente ahora, han recibido por parte de toda ésta panda que se ha apoderado del poder, más todos los neófitos que se están intentando subir al carro de los que NO PRODUCEN NADA? ¿O lo que les han hecho aquí con todos ellos los del "club de la pizzería", los de la "cuchipandi" y todos sus adláteres, correveidiles y otros engendros por el estilo

 

 

Leo en las redes sociales que a mucho personal les cuesta quedarse en casa. ¡Oigan!, que tan solo es quedarse en casa. Con lo que todos ustedes tienen e casa. Libros, apuntes, familia, mascotas, comodidades, juegos de mesa, televisiones, wifi, tablets, ordenadores, etc. ¿Se pueden llegar ahora imaginar lo que estar privado de libertad, lo que se viene a denominar "prisión preventiva", por el mero capricho de alguno de toda ésta panda que se ha apoderado del poder, más todos los neófitos que se están intentando subir al carro de los que NO PRODUCEN NADA? Pues eso es lo que lamentablemente han padecido alguno de nuestros conciudadanos. 

 

 

El GRANGalileo Galilei tuvo que renegar de sus conocimientos porque los de la "cuchipandi" de su época lo querían hacer a la parrilla. Valientes animales. Normalmente todos los de las "cuhipandis" de todas las épocas se han caracterizado por ser unos ignorantes supinos. Y es que la ignorancia es el mayor "virus del pueblo". Y, además, es atrevida, muy atrevida. Demasiado atrevida. Desconozco por qué los de aquí nos siguen dando las noticias a cuenta gotas porque cualquiera que quiera saber la verdad, la tiene al alcanza de su mano. Y ahora tienen todo el tiempo del mundo para buscarla y encontrarla. 

 

 

José Raúl Capablanca y Graupera, el único campeón de ajedrez de habla hispana que ha habido, ha sido considerado por todos los grandes maestros, incluido Aleksandr Aleksándrovich Alejin, el rival que le arrebató el título y que nunca le quiso dar la revancha, como el jugador con la mayor facilidad para entender el juego del ajedrez. Ustedes todavía no han entendido ni el tablero. Seguramente estamos en el peor momento y seguramente gobernados por los peores gobernantes. 

 

 

La cosa va a ir a peor. Tan solo hace falta ver lo que ha pasado en Italia, Francia y España. Andorra, lamentablemente, ya está en la puerta de salida. Y está en la puerta de salida desde hace días. Las matemáticas, ya lo dijimos, no entienden ni distinguen de población y van a ser igual de exactas en nuestro país. Eso es lo que nos ha llegado. 

Un día escribí un artículo, titulado "3 de septiembre", vean el link aquí, para agradecer a todo el personal sanitario que tan bien me atendió, en el que decía lo siguiente, y cito textualmente: "Puede que sea la manera en la que fui educado o puede que sea mi manera de ser la que siempre me ha impedido trabajar para cualquier cenutrio. Siendo como soy, sería incapaz de aguantarlo más de un minuto. Es por eso que menosprecio a toda ésa gente que "pide respeto" sin merecerlo. Son tan bobos a las tres que no son capaces de darse cuenta que el "respeto" no se pide; ¡¡el respeto se gana!! Y a toda ésta gente que estoy mencionando, a los que me haya olvidado les pido perdón, decirles que merecéis mi más profundo respeto y admiración. Y añadir que ése respeto y admiración se multiplica por infinito cuando he visto lo que tenéis que soportar en vuestro increíble día a día. (Mandarlos a todos a "Can Pistrano" es una auténtica liberación...)". Su única obligación como gobernantes es la de cuidar de todos y cada unos de sus ciudadanos, y la de cuidar  de todos y cada uno de sus colectivos, y no humillarlos. Y si no lo van a hacer, porque no lo han hecho hasta el momento, ahí tienen la puerta. Y como todos los demás, quédense en su casa. Nadie les va a echar de menos. 

 

 

#quedatacasa 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices. 

 

Comentaris (2)

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.