Presiones siguen habiendo, digan lo que digan

Las cosas nunca pasan por casualidad, y menos en según qué estamentos. Al igual que no fueron casualidades las visitas que realizaron en su día el Embajador de EEUU o la tan comentada de Mariano Rajoy y su séquito, la reciente visita del secretario de Relaciones con los Estados de la Santa Sede, monseñor Paul Gallagher, poco o nada tiene que ver con lo que nos quieren hacer creer.

En La Tribuna de Religión Confidencial, se puede leer lo siguiente: "El otro aspecto de la visita fue la polémica protagonizada por monseñor Gallagher en torno a si el ministro de Asuntos Exteriores de España, García-Margallo, le entregó un escrito del Gobierno sobre el denomiando proceso indepentista catalán en la visita que recientemente le hizo en Roma. Eran las vísperas del viaje del representante pontificio a Andorra. Polémica puesta en evidencia por el periodista catalán Jordi Llisterri, director del portal oficioso de información eclesial de cataluña.  El ministro español dijo en la embajada de España en Roma que le había entregado una carta explicando que Cataluña no debe, ni puede, ser independiente. Y monseñor Gallagher, ya en Andorra, señaló que el ministro no le había entergado nada. Bueno, un libro de regalo. Su libro". 

España ha presionado, presiona y presionará a la cada vez más débil Andorra. España hace mucho que se ha dado cuenta que a Andorra no la defiende nadie. España sabe que nuestros gobernantes son unas auténticas marionetas. España ahora presiona desde el Vaticano. España, que no sabe cómo parar la deriva independentista catalana, ha conectado sus cloacas de estado a nuestra red sin pedir permiso, que para eso son los dueños y señores de Andorra. La soberanía andorrana ya no existe.

Y con la nueva Ley que están intentando colarnos "els millors" puede que de aquí 40 años se sepa la verdad, y se sepa cuántos nos intentaron engañar en 2.015, 2.016 y siguientes. Nuestros gobernantes han aceptado su papel de felpudos, se han sometido y acatado su sumusión borreguil ante el inmenso poder demostrado por españoles y norteamericanos. La Andorra que hemos disfrutado y conocido, ha muerto. 

 

 

Intenten ser felices.

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.