Día 59

11 de mayo de 2020

¡¡Buenos días cuaderno!!

Dos de las cosas más difíciles, y asombrosas, que existen en ésta vida es encontrarte con buenas personas y con buenos compañeros de viaje. Y cuando eres tan afortunado de encontrar una persona que reúna ambas cualidades, hay que considerarse todo un verdadero privilegiado. 

 

 

Conocí a una de éstas, raras avis, personas a mediados de la década de los ochenta. Tras muchos años en que los alumnos del Lycée habían hecho su tradicional viaje a París en tren, se decidió que dichos viajes se iban a realizar con autocares de Andorra. Aquel año quién escribe estas líneas, y pese a trabajar en otra empresa, tuvo la oportunidad de viajar a París como segundo chófer de otra gran persona. Y fue en ése viaje que conocí a una de las mejores personas que he conocido en Andorra. Una persona que con su inseparable mochila, fue capaz de organizar a la perfección unos viajes que marcarían, y mucho, mi vida. Una persona que fuí conociendo poco a poco y que siempre más acabamos siendo amigos. Al año siguiente, y posteriores, fue la empresa en la que yo prestaba mis servicios la que organizaría los viajes a París del Lycée, y que hizo que coincidiéramos en muchos de ellos con él. Y fue ahí dónde se se forjó nuestra buenísima amistad. 

 

 

Recuerdos imborrables de aquellos viajes que ahora inundan mi cabeza. Anécdotas que se acumulan una detrás de otra, como aquella en la que se vino de viaje otra magnífica persona, que hacía de guia para la que sin ningún lugar a dudas la mejor agencia de ingleses que ha venido a Andorra, que se llamaba Heather, y a la que todos conocíamos como Maggie. ¡¡Qué viaje tan maravilloso!!

 

 

El tiempo, y las circunstancias de él, hizo que dejara de acompañar a sus alumnos a los viajes, se fue a hacer de director a otro Lycée de fuera del Principado, pero entonces nos cruzábamos cada viernes y domingo por la carretera entre Andorra y l'Hospitalet. No fue hasta que no cambiaron radicalmente mis circunstancias que nos dejásemos de ver, pero la amistad se ha conservado por siempre. Y el sábado saltó la noticia; el HDLGP del virus se lo ha llevado. ¡¡Maldito virus!! Seguramente no te tocaba morir todavía, como a tantos y tantos otros. Pero la vida es así de cruel e injusta, y lo ha hecho. He ido sabiendo de tí, sobre todo por tu hijo Patrick, con el coincido casi cada semana en el Mimoun. También he tenido el placer de estar en manos de tu otro hijo, el Doctor. (Mira que se llega a parecer a tí). François, ha sido un verdadero placer el haberte conocido, el que me aceptaras entre tus amistades y el que fueras tan buenísima persona y aún mejor compañero de viajes. Seguro que allá dónde quiera que vayas ahora, vas a alegrar la vida de los que te encuentres con tu eterna sonrisa y ése savoir faire que te es innato. ¡¡Va por tí, MAESTRO!!

 

 

Hoy he fechado el diario, porque hoy es un día muy importante para mí; además de ser el cumpleaños de mi mejor amigo, hoy, y sin que ustedes lo aperciban, l'Altaveu va a mejorar ostensiblemente y de manera más que significativa. Y si todo sale tal y como está previsto, ustedes ni se van a enterar. Es todo un nuevo reto que se va añadir a todos los retos que han ido apareciendo a lo largo de ésta maravillosa aventura, que se emprendió a partir del INFAME 10 de marzo de 2015; Andorra necesitaba imperiosamente un medio de comunicación que tuviera los suficientes bemoles para plantar cara a la prensa oficialista y sumisa que desde el poder del Govern dels millors se pretendía imponer: "La monoverdad única. La suya".

 

 

Y lo que empezó como un simple foro en el Facebook, del que se ha apoderado la "banda del qué hay de lo mío", son así de catetos a babor y a estribor, y que luego devino en un blog personal llamado "AltaveuDigital", para finalmente convertirse en l'Altaveu, hoy es sin ningún atisbo de duda el "medio de Andorra". Le pese a quién le pese y le joda al que le joda. Las cifras así lo afirman, y contra ello no hay palabras suficientes para rebatirlo. Y tanto da que se empeñen en ello los que se siguen prestando al juego de ser oficialistas y sumisos, o los que se empeñan en seguir maltratando su ya de por si maltrecho tabique nasal, o algunos del "club de la pizzería", o el otrora porteador ocasional de lingotes de oro y de otras materias sangrantes, o a sus tan enanos, física y mentalmente, compañeros de desdichas varias, o aquel bobo a las tres que se dedicaba a tocar timbres a altas horas de la madrugada, o los del banco que tiene en la más absoluta miseria a muchos de sus accionistas significativos. Cualquier día de estos, voy a ser yo el que hable de todos vosotros, mamarrachos. 

 

 

Y aunque me gustaría decir que estos dos días que el Cuaderno de Bitácora no ha aparecido ha sido porque me he dedicado en cuerpo y alma a que no fallara nada, estaría faltando a la verdad; y la verdad es que éste increíble y maravilloso fin de semana se lo he dedicado en cuerpo y alma a mi amada Dulcienea. Pero de eso no voy a poder hablar porque, ¿cómo pretenden que éste humilde y malísimo escribidor sea mínimamente capaz de intentar resumir en un simple artículo tantos besos, tantas caricias y tanta pasión? ¡¡Imposible!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices. 

 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.