La película Fuerza 10 de Navarone es la secuela de Los Cañones de Navarone, basadas en las novelas de Alistair Stuart MacLean de 1968 y de 1957, respectivamente.

 

 

Robert Archibald Shaw y Edward Charles Morice Fox, que interpretan al mayor Keith Mallory y al sargento Donovan "Dusty" Miller, en lugar de Elfred Gregory Peck y James David Graham Niven, tienen la misión de destruir un puente de arco sobre el río Tara, que es el que separa los alemanes de los partisanos. Al llegar a la zona, el sargento Miller observa que el puente es inexpugnable, algo que el teniente coronel Mike Barnsby, interpretado por un jovencísimo Harrison Ford, se niega a aceptar. Mallory propone la idea de destruir la presa río arriba y que la repentina avalancha de agua es posible que sea suficiente para destruir el puente. Por medio de una radio Barnsby señala una zona para que los aliados descarguen explosivos para acabar con los pilares del puente, pero mientras se está llevando a cabo, la operación es saboteada por uno de los partisanos que ha llamado a los aviones alemanes para detener la operación. Los aviones alemanes bombardean la zona de caída iluminada y matan a numerosos partisanos.

 

 

Saltando del tren cerca de la presa, el equipo se separa: Miller y Weaver, Carl Weather, colocan explosivos de distracción para atraer a las tropas alemanas a un punto mientras Mallory y Barnsby se cuelan en la presa. Una vez colocado el cebo, Weaver se encuentra con el capitán Drazak y lo mata en una pelea a cuchillo, sufriendo una lesión grave en el brazo. Por su parte, Mallory y Barnsby establecen sus cargas dentro de la presa y quedan atrapados en la explosión. Aún así sobreviven. Aunque parece que todo ha fracasado se ve a Miller muy tranquilo señalando que la naturaleza dará sus frutos. Y poco después la pared de la presa se derrumba, debido a la propia presión que el agua hace en las pequeñas grietas que provocan los escasos explosivos, liberando millones de toneladas de agua en una ola que derriba el puente que estaba siendo ocupado por los alemanes. El asalto alemán se ve frustrado, salvando a Petrovich y los partisanos. Mallory y Barnsby se reúnen con Miller y un Weaver que está herido. Mallory recuerda a los demás entre otras cosas por que están atrapados en el lado equivocado del río. A medida que avanzan los créditos, los hombres comienzan un largo viaje de regreso a las líneas aliadas.

El diálogo, en la versión original, es éste: 

 - "Twenty seconds sounds about right, then we won't have so far to run".

 - "It would have been nice to see that bridge go, huh?".

 - "Yes, wouldn't it?".

 - "All been very interesting, though, hasn't it?".

 - "Yes".

 - "It didn't do a goddamn thing! Nothing! Miller!".

 - "That useless git!".

 - "It didn't...".

 - "What?".

 - "It didn't work!". 

 - "I know it didn't work!".

 - "Well, let's get out of here!".

 - "Yeah, let's get out of here. When I catch that little perisher, I'll wring his useless neck!".

 - "Nothing!". 

 - "We've been through all this, and nothing!".

 - "Nothing but: You can't expect an enormous volcano with three tiny bags of explosives. You have to let nature take her course. Give it time, it'll work".

 - "If I were you, I'd get out of here fast!". 

 - "You son of a bitch!". 

 - "I told you, it's only a matter of waiting". 

 

 

Y lo que en la Naturaleza es tan rápido, tan solo se trata de aprovechar la misma presión de los elementos para conseguir resultados, en los humanos cuesta tan solo un poco más; no hay ningún gobierno en el mundo, incluidos todos los bananeros, que sea capaz de aguantar la más mínima presión generalizada y continuada en el tiempo de su pueblo. Uno de los problemas que hay en la actualidad en el mundo es que los pueblos se niegan reiteradamente a ejercer la más mínima presión sobre sus gobiernos, o tardan demasiado en hacerlo. 

 

 

Y gracias a que muchos ciudadanos son incapaces ni de defender lo suyo, muchísimos de todos  estos gobiernos bananeros sobreviven más de lo que sería aconsejable. Y lo vemos cada día, ya sea en la no tan lejana China, como aquí mismo, en nuestra casa. Apunten el nombre del Doctor Li Wen Liang y de aquí no tanto se darán cuenta de lo que éste simple hombre ha sido capaz de hacer con el gobierno chino. Y hará exactamente lo mismo que hicieron los pocos explosivos de Mallory y Barnsby. Una pequeña fisura que acompañada de la suficiente presión, en éste caso de la gente, acabará con los dirigentes de ése país. País, por cierto, en el que su triste censura hace y deshace a su entero antojo y capricho. 

 

 

Y si lo de China ya no tiene nombre ni apellido, lo de casa no deja de sorprender cada día más a propios y extraños. Desde ésta misma tribuna no he dejado de repetir hasta el total aburrimiento que lo único que se iba a juzgar en Andorra iban a ser aquellos "inocentes WhastApps", que lo único que pretendían era aportar un poquito del famoso "seny andorrano" a toda la locura que nos llegó a partir del INFAME 10 de marzo de 2105. Pues ni eso se va a juzgar. Y cada día que ha ido pasando el ridículo de todos aquellos que han proseguido en su fútil y vano empeño de querer justificar lo injustificable ha ido aumentando en progresión geométrica, cual "Coronavirus".  Y para esto no hay vacuna posible. 

 

 

La Democracia, con mayúscula, es otra cosa. Nada que ver con la dictadura que toda ésta panda que se ha apoderado del poder, más todos los neófitos que se están intentando subir al carro de los que NO PRODUCEN NADA, nos quiere imponer. Aquí no hay separación de poderes, ni nada por el estilo que se le asemeje. Y ya no es que el poder ejecutivo se entrometa en el poder judicial sino que en nuestro I D I particular se ha pretendido desde el poder judicial entrometerse en el poder legislativo. ¡¡Para alucinar pepinillos!! 

 

 

Ayer, algunos andaban celebrando en las redes sociales el 25 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Andorra y los EE.UU. ¿Ya no se acuerdan del "martillazo" que los EE.UU. nos metieron en la cabeza porque el entonces Govern dels millors no hizo ni pastelero caso a tantos "Urge" que habían escrito en su nota verbal, la NON PAPER? ¿Ninguno de ellos se acuerda que la tal Jenny saltó por la ventana, cuando ella quería haber sido Fiscal General de los EE.UU., por lo que entre unos y otros le llevaron a cometer? ¿En qué banco tuvieron que colocar a la tal Jenny? Y de todos modos, ¿qué diantres hay que celebrar? 

 

 

Y para más recochineo se rumorea que desde el banco que hay que salvar como sea y al precio que sea..., están aconsejando a sus mejores clientes que escuchen el proyecto del tan mal vasallo. Santiago Niño Becerra en un artículo escrito en La Carta de la Bolsa el 29 de abril de 2015, titulado "BPA y BMad", vean link aquí, escribía, y cito textualmente, lo siguiente: "La moraleja de todo esto que está sucediendo con la BPA y el BMad: ¿saben cuál es el principal activo de un banco?: la confianza. ¿Alguien quiere cargarse un banco? Chupao: sólo hace falta que un suficiente número de personas digan en los lugares convenientes, de la forma adecuada y durante el tiempo necesario, que el Banco X tiene problemas, sin detallar demasiado, tampoco hace falta: durará cuatro días. ¿Y sobre instituciones así de livianas se ha levantado un sistema? Para reflexionar". 

 

 

¡Chupao! 

¡¡You have to let nature take her course!! 

"I told you, it's only a matter of waiting".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices. 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.