Y por fin llegó el gran día del juicio contra unos "Guasas". Y como no podía ser de otra manera el ridículo de todos los actores contra una buena persona fue esperpéntico.

¿En qué cabeza cabe que un "estado" utilice toda su maquinaria contra un buen ciudadano? En qué cabeza cabe que un "estado" utilice toda su maquinaria contra un gran profesional? ¿En qué cabeza cabe que un "estado" utilice toda su maquinaria contra un buen padre? ¿En qué cabeza cabe que un "estado" utilice toda su maquinaria contra un buen hijo? ¿En qué cabeza cabe que un "estado" utilice toda su maquinaria contra un buen compañero? ¿En qué cabeza cabe que un "estado" utilice toda su maquinaria contra un buen amigo de sus amigos? ¿En qué cabeza cabe que un "estado" utilice toda su maquinaria contra un buen hermano? ¿En qué cabeza cabe que un "estado" utilice toda su maquinaria contra una persona con principios? ¿En qué cabeza cabe que un "estado" utilice toda su maquinaria contra una persona integra? ¿En qué cabeza cabe que un "estado" utilice toda su maquinaria contra un hombre fiel? ¿En qué cabeza cabe que un "estado" utilice toda su maquinaria contra alguien que se ofrece de mediador ante la situación kafkiana que han creado los que ahora pretenden culpabilizarle? ¿En qué cabeza cabe que un "estado" utilice toda su maquinaria contra una de las pocas personas que de verdad vale la pena conocer en Andorra

¿No han tenido bastante con el mal causado a tantos y tantos ciudadanos? ¿No tienen bastante con el mal que han hecho al país? ¿No tienen bastante con el daño que han causado al resto de entidades financieras? ¿No tienen bastante con el desolador panorama al que han abocado a Andorra?

Desde ésta tribuna se les ha advertido una y otra vez que a falta de nada reprobable en Banca Privada d'Andorra, ni en Banco Madrid, ni en Banca Privada d'Andorra Panamá, ni en INTERDIN, se acabaría juzgando unos pagos a la CASS, alguna chominada de Odebrecht y los famosos "guasas" enviados al ministro, ahora con cartera pero sin despacho, aquel que quiso irse sin irse y al que se le tuvo que hacer un ministerio a la medida, pero sin despacho. El mismo ministro que contestó, lo que contestó, a la Nota Verbal, Non Paper, que los EE.UU. mandaron a Andorra en agosto de 2014 quejándose del "sistema financiero en general" y de forma más "explicita" de 16M€ de unos holandeses y que nadie ha investigado. El mismo ministro que es el "hombre" de ésa familia de Sant Julià que tanto y tanto "bien" han hecho, y hacen, por el país. El mismo ministro del que Mr. Ren Zhengfei, el CEO y dueño de Huawei, contó una anécdota en uno de sus viajes a Andorra para que se supiera su "tarannà", delante de varias personas, y que cualquier día de estos les explicaré.

Lo sucedido ayer no tiene nombre ni apellido. Un fiscal en plan "Django desencadenado" intentando que el "acusado" confesara, tipo comisaría de Harlem, cosas que nunca han sido verdad, él siempre actuó a título personal, y el mismo ministro reconoció. Un abogado, que se presta para todo y más, representante del Govern dels millors y un Magistrado que debía de estar alucinando pepinillos, por lo menos. 

Nada tardó la cada vez menos "prensa oficialista" en hacerse eco de la noticia. En primer lugar al televisión que pagamos todos y que manejan unos cuantos, (A ver qué día vemos a sus profesionales vestidos de negro...). Le siguió un medio que básicamente se dedica a replicar lo de la televisión. Ya de madrugada BonDia, desmarcándose totalmente de los dos anteriores, hizo un buen artículo que se acerca mucho más a la realidad de lo que ayer aconteció. Y lo del panfleto oficial del estado, pues eso. Ya no se me ocurren más adjetivos descalificativos.

Pensar que toda esta banda pretenden volver a presentarse a unas elecciones me produce directamente "pavor".

 

 

 

 

Intenten ser felices.

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.