Nuevo deporte de riesgo en Canillo

Comentaris

«Se necesitan 20 años para construir una reputación y 5 minutos para arruinarla». Warren Buffet

 

Llevamos muchos años, mi familia y yo, visitando Andorra, es un país al que hemos aprendido a amar y conocer, por ello es casi siempre nuestra 1ª prioridad de destino, sea en invierno o en verano.

Sus paisajes sobrecogedores, su naturaleza salvaje y su aire puro, nos permitían desconectar de inmediato de la dura e inhóspita vida urbana de Barcelona.

Nos hemos alojado en casi todas las parroquias: Andorra la Vella, Ordino, Canillo… y hemos recorrido casi todos sus senderos, que siempre nos sorprenden.

Este mes de agosto hemos tenido, después de decenas de visitas al bello y pequeño país de los Pirineos, una pésima experiencia que quiero compartir, ya que no hemos sido los únicos en padecerla, según hemos podido confirmar con numerosos residentes de los apartamentos colindantes al nuestro.

“Nos alojamos en una urbanización de Ransol (cerca del Tarter, en Canillo), llegamos de noche, después de horas de conducción, y aparcamos a pocos metros de la entrada a nuestro apartamento. La desagradable sorpresa la tuvimos al día siguiente cuando nos encontramos inmovilizado el vehículo con uno de los famosos cepos, que por lo visto se han convertido en uso y costumbre del servei de circulació de Canillo”

Nos alojamos en una urbanización de Ransol (cerca del Tarter, en Canillo), llegamos de noche, después de horas de conducción, y aparcamos a pocos metros de la entrada a nuestro apartamento.

La desagradable sorpresa la tuvimos al día siguiente cuando nos encontramos inmovilizado el vehículo con uno de los famosos cepos, que por lo visto se han convertido en uso y costumbre del servei de circulació de Canillo.

Las sanciones, que pagamos, tenían horas intempestivas (12/08/2021, 23:45:41h; 13/08/2021, 00:52:10h), sin aviso previo cautelar de que retiráramos el vehículo.

Mi hija padece una enfermedad de riñón desde pequeña que, en algunas ocasiones, requiere de asistencia hospitalaria; quiero lanzar una pregunta pública a los responsables del comú de Canillo:

¿Qué buena fe puede existir en un Servei de Circulació si te inmovilizan de madrugada tu único vehículo?

Supongo que será casualidad que hayan decorado masivamente con líneas amarillas de prohibición multitud de calles de uso particular en Ransol, sin criterio de movilidad racional alguno.

Y supongo que será aun más casualidad que se haya inaugurado recientemente un aparcamiento de gran capacidad, situado a más de un quilómetro de nuestro apartamento.

Vaya por delante que entendemos que se deben respetar las normas, pero creo sinceramente que este caso es un claro ejemplo de ansia recaudatoria y mala fe, que solo les va a provocar una grave perdida de imagen, que no compensara el beneficio económico inmediato, que puedan obtener por dicho tipo de actuaciones nocturnas e intempestivas.

Espero que esta historia permita hacer reflexionar a los responsables políticos del comú de Canillo sobre cómo se deben hacer las cosas en el siglo XXI.

No volveremos a Canillo.

Etiquetes

Comentaris (22)

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.