"Yo fallé en algunos exámenes, pero mi compañero pasó todo. Ahora él es un ingeniero de Microsoft y yo soy el dueño de Microsoft". (Williams Henry Gates III).

"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero si no, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". (Albert Einstein).

Leo la (¿?) "guerra" de Másters que hay entre los diversos dirigentes de España y la verdad es que alucino pepinillos. Si cualquiera de ustedes coge la famosa lista Forbes de las personas más ricas del mundo, comprobarán que muchos de ellos no acabaron sus estudios y que alguno de los que están incluidos en ella, ni los empezó. ¿A todos éstos que se tienen que "disfrazar" de lo que nunca serán, los que aparecen en la lista Forbes les darían trabajo en su empresa? La respuesta es NO porque, ¿quién quiere un "mindundi" en su empresa?

¿Qué problema tienen todos éstos "mindundis" en decir la verdad sobre sus estudios? ¿Qué problema tienen todos éstos "mindundis" en reconocer, si es que es el caso, que no tienen estudios básicos, o superiores? ¿Qué problema tienen todos éstos "mindundis" en reconocer que ser "licenciado" no es lo mismo que ser "Doctor"? ¿Qué problema tienen todos éstos "mindundis" en pretender hacernos creer a los demás que la "license francesa" puede equivaler a la "licenciatura" española, y que por eso se ha borrado el CV de pretendiente a intento de ser sucesor? 

El problema que tienen todos éstos "mindundis" es que en realidad no son nada, fuera del cargo que, para mí misteriosamente, ocupan. Bueno, SÍ; son "mindundis". Y fuera del cargo que ocupan, no sirven ni para abrir la puerta en cualquier empresa privada. Ésa es su triste realidad.

Que estamos en pleno declive de lo que hasta ahora era nuestro mal llamado "estado de bienestar", no hay quién lo pueda negar. De Imperios en declive la Historia, que es nuestra mejor maestra, está llena de ejemplos, pero los humanos somos bastante dados a olvidar el pasado y repetir una y otra vez los mismos errores. ¿Qué queda del Imperio Medo Persa? ¿O del Egipcio? ¿O del Griego? ¿O del Romano? ¿O del Español? ¿O del Inglés?...

Es un hecho que el ejército más poderoso domina siempre al débil; la fuerza y el poder económico siempre han avasallado a los débiles, pero tristemente todos esos Imperios sucumbieron por la ambición y corrupción interna. Si nos atenemos a la Historia, podemos concluir que los Imperios suelen tener siete etapas: explosión, comercio, riqueza, intelectual, decadencia, declive y colapso. No me quiero detener en las primeras etapas en las que el espíritu aventurero y los atributos masculinos contribuyeron al fortalecimiento del Imperio. Pasaré por encima de las etapas de comercio y riqueza, en las que los comerciantes se hacen cargo de los niveles más altos de la sociedad. Pero es la riqueza la que dará paso a la etapa intelectual y será la intelectualidad la que produzca eclécticos que se empiezan a oponer a los valores y creencias de los primeros líderes de los Imperios.

Es en ese mismo momento cuando empieza la decadencia del Imperio al abandonar los principios de los verdaderos líderes como podían ser el sacrificio, el trabajo y la disciplina, para perderse, por ejemplo, en la retórica o en la búsqueda del sexo de los ángeles. Todo ello lleva a la decadencia moral, al debilitamiento y a la destrucción.

Desaparecen los estadistas para dar paso a unos políticos que no saben distinguir entre su mano derecha y la izquierda. Acceden al poder prometiendo de todo a todos, cosa que es imposible. Los círculos de poder se llenan de auténticos bobalicones sin más mérito que ser familiar, amigo de infancia y/o compañero de estudios. ¿Quiénes son los nuevos “héroes” de la nación? Pues eso; personajillos del tres al cuarto creados por las televisiones, gente sin oficio ni beneficio a los que no les importa mostrar, y demostrar, su más absoluta ignorancia y el más soez comportamiento. Y lo más trágico de todo es que una parte importante de nuestra juventud los admira, los imita y convencidos del éxito de sus héroes, se vuelcan en la vida fácil, en el entretenimiento fácil, en unos lujos que la inmensa mayoría no se pueden permitir, en las drogas, en el alcohol y en una desenfrenada actividad sexual sin orden ni concierto.

¿Quién no recuerda al Emperador Nerón y sus fiestas-orgías llenas de peleles totalmente corruptos? El gran Séneca ya se quejaba de los aristócratas romanos de los que decía que se divorciaban para poder volver a casarse y se casaban para poder volver divorciarse. Mientras que por aquí seguimos celebrando, ocioseando y vacacioneando, el enemigo sigue avanzando sin prisa pero sin pausa. ¿Acaso creen que serán misericordiosos con nosotros?

 

 

Cuando alguien "vale" para lo que sea, no le interesa ni lo más mínimo alistarse en la marina pudiendo ser "pirata". 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices.

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.