El vocabulario es tan amplio y tan maravilloso como mal aprovechado y muchas veces hasta olvidado. Podría haber utilizado un vocablo tan manido como intervenir, pero prefiero usar uno mucho menos frecuente. Hoy voy a utilizar una palabra que desde que la descubrí en mi bachillerato siempre me ha maravillado: fagocitar.

Fagocitar es un término que se utiliza principalmente en biología para señalar a aquel fenómeno mediante el cual una célula fagocita o asimila otro tipo de célula o elemento para consumirlo o para destruirlo. El fagocitar es un proceso completamente normal en la biología, pero el término también puede ser utilizado a veces como metáfora de de fenómenos en los que dos partes desiguales entre sí son enfrentadas, siendo una atacada por la otra que la consume hasta destruirla. En este sentido, a veces se dice que una persona fagocita a la otra cuando la consume tanto que la agota o la transforma completamente.

 

 

Andorra, desgraciadamente para la inmensa mayoría de su población, se ha convertido en "territorio fagocitador selectivo", en el que unos pocos, por lo visto, tienen licencia para llevarse por delante lo que a esos pocos, u otros menos, les interese. Y desde el INFAME 10 de marzo de 2015 lo venimos padeciendo. Ellos, desde el INFAME 10 de marzo de 2015, ya han visto y comprobado que de momento, y acuérdense que es de momento, a los fagocitadores no les ha pasado nada de nada, y ahí andan otra vez intentando sacar pecho e intentando blanquear las barrabasadas cometidas en sus mandatos. Habría que añadir que de todo aquello que no les interesa hablar, ellos que se han llenado la boca con términos como transparencia, no tienen el más mínimo pudor de acogerse a vocablos tan baratos, burdos y vulgares como el desgastado "confidencial". Pero confidencial, ¿para quién? 

 

 

Y utilizo selectivo porque ¿acaso alguno de ustedes me puede justificar la manga tan ancha que desde su poder se está dando a otras entidades financieras, particulares que a nivel de calle se sabe que económicamente están más que peor, que no debe ser suyo ni lo que llevan puesto? ¿A qué vienen ésas sangrantes diferenciaciones? ¿Cómo quieren que ningún inversor con cara y ojos se le pase por la cabeza, ni remotamente, invertir en Andorra? ¿Entienden ahora por qué en ésta agonizante parte el mundo hay tantos y tantos jóvenes que solo aspiran a ser funcionarios? 

 

 

Siempre han podido leer en mis escritos que la crisis que padecemos desde el 27 de febrero de 2007 no es una crisis económica sino de valores. Y es una crisis de valores porque desde el poder, del que se han apoderado unos pocos, se ha confundido ética y moral; y es que mientras la moral es un conjunto de normas y principios basados en la cultura y costumbres de los grupos sociales, la ética es el estudio y reflexión sobre la moral, lo que permite que todos y cada uno de los individuos puedan discernir entre lo que está bien y mal.  

Que molesta un banco: fagocitado; Que molesta una compañía de seguros: fagocitada; que una federación no se aviene: desde el Govern de los herederos del Govern dels millors se amenaza con fagocitarla; que hay supuestos problemas económicos en una residencia de la tercera edad: se pone sobre la mesa el poder fagocitarla. Y se quedan tan anchos, que para eso todos estos virreyes de lo ajeno son el PODER, en mayúsculas, porque por mucho que le pese al resto, tienen el ejecutivo, el legislativo, el judicial y el mal llamado cuarto poder afín y sumiso. ¿Qué diferencia existe entre lo que se hacía en España, "tiene usted razón, pero va usted a la cárcel", con lo que está pasando en la actualidad? ¿Qué diferencia el tinglado que ésta panda se ha montado, más bien se les ha permitido montarlo, con lo que se viene conociendo como las dictaduras bananeras al uso? ¡¡NINGUNA!!

 

 

La democracia en el mundo está en serio peligro. Y está en serio peligro porque todos estos que se han apoderado del poder la han convertido en simples números que han de salir, SÍ o SÍ, para que ellos puedan seguir haciendo sus trapicheos monumentales. Y si para conseguir sus fines tienen que pactar con el diablo, pues pactan con el diablo. Cap problema. Miren si todos ellos lo tienen claro que el propio Iósif Vissariónovich Dzhugashvili Gueladze, más conocido como Josef Iosif Stalin, decía que lo importante no es quién vota sino quién cuenta los votos. Y tantos y tantos años después, para nuestra desgracia, sigue siendo así. 

 

 

A todos estos que se han apoderado del poder les gusta ser tan transparentes que ya no se molestan ni en ocultar que ellos siempre juegan con 28 de los 32 trebejos o piezas del ajedrez. Y aún así siguen perdiendo todas y cada una de las partidas que juegan. Y si las pierden una tras otra es simplemente porque son los más necios del lugar. Y son los más necios del lugar porque los han puesto por ser necios que no por se válidos. Créanme si les digo que muchos de ellos si tuvieran las 32 piezas del juego aún serían capaces de hacerse daño.  

 

 

Infórmense todo lo que puedan. Lean todo lo que puedan. Contrasten lo que decimos unos y otros, y saquen sus propias conclusiones. Se habrán hartado de escucharles que Andorra va viento en popa y a toda vela, que las entidades financieras andorranas son sublimes, que lo de Thomas Cook apenas tendrá un impacto importante en el Principado, y cosas por el estilo. Y fuera del mundo de Yupi en el que toda ésta gente parece estar instalada, la realidad se empecina en mostrarnos todo lo contrario a lo que ellos dicen. Ante una nueva ocasión de ponerles en su sitio, la carrera electoral hace días que ha dado comienzo, habrá que volver a confiar de nuevo en la sabiduría del pueblo soberano para realizarlo. Y para ello, para que éste país evolucione favorablemente les dejo un par de citas para que todos ustedes puedan empezar a reflexionar; Albert Einstein Koch decía que locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes. Esopo, el fabulista de la Antigua Grecia, lo proclamaba a todos aquellos que quisieron escucharle: "no debemos confiarnos en aquellos que presumen de generosos con el bien ajeno". 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices. 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.