Jean Bruno Wladimir François-de-Paule Le Fèvre d'Ormesson, novelista, cronista y miembro de la Academia Francesa, definió como nadie la INEPTOCRACIA;

"INAPTOCRATIE : un système de gouvernement où les moins capables de gouverner sont élus par les moins capables de produire et où les autres membres de la société les moins aptes à subvenir à eux-mêmes ou à réussir, sont récompensés par des biens et des services qui ont été payés par la confiscation de la richesse et du travail d’un nombre de producteurs en diminution continuelle".

Ayer al Ministro de Asuntos Exteriores de España, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell Fontelles, no le dejaron otro remedio que poner a nuestro Govern dels millors en su sitio; y lo hizo de la manera más socarrona: "si vostè juga a ser europeu, ha de jugar-hi amb totes les conseqüències". Se acabaron de golpe todas las tonterías de nuestro Govern dels millors respecto a que a la UE no le iba a quedar otra que reconocer les especificitats de los andorranos. ¿Pero en qué cabeza, no enfermiza, podía entrar que 70.000 ciudadanos les íbamos a exigir a 500.000.000 de ciudadanos cómo nos tienen que tratar o no? De risa...

Y esto no es más que el principio; cuando le llegue el turno a la Justicia de la UE de "opinar" sobre cómo actúa la justicia andorrana, el escándalo va a ser mayúsculo. Les van a dejar a la altura del betún, que es su altura real. A lo largo de estos más de tres años y medio que dura la demencial tropelía cometida contra el Grupo Banca Privada d'Andorra hemos visto cómo cualquier acción que proviniese del lado del Grupo Banca Privada d'Andorra, la justicia andorrana, amparándose en "cualquier cosa u otra" las ha ido rechazando una detrás de otra. Ésa misma justicia andorrana que no ha dudado ni un segundo en ayudar al "ocasional" porteador de lingotes de oro, a la Consellera experta en "seguros", al ministro "experto" en realizar las "Memorias" del mismo Grupo Banca Privada d'Andorra, al mismísimo Cònsul/arquitecto, o a las más que extrañas adjudicaciones "domingueras" de IBM a la empresa del hermano, y mujer, del Cònsul/arquitecto. Del tema Valora mejor que ni hablemos de dilaciones porque simplemente está "¡¡olvidada!!".

A estas alturas de la película, Torrente VIII en Andorra, ¿a quién le puede extrañar la rapidez con la que el Tribunal Supremo ha tirado para atrás la recusación de los miembros del Tribunal que juzga el mal llamado BPA, aduciendo, entro otras muchas lindezas, la manifesta el legislador la voluntat de no permetre a una part bloquejar la justícia andorrana amb maniobres purament dilatòries? ¿Qué opina el Tribunal Superior que varios miembros y exmiembros de distintas instituciones andorranas, para los que desde el Govern dels millors no se han cansado de pedir respeto, sigan ocultando las comunicaciones que hubieron previas al INFAME 10 de marzo de 2015? ¿Acaso no son dilatorias? ¿Acaso no dejan en total indefensión a toda esa pobre gente que se está pretendiendo "juzgar", SI o SI? A estas alturas de la película, Torrente VIII en Andorra, ¿todavía no se han enterado que Juan, Joan, Pepita, Manolita, Merçe, Meritxell, Canolich, Genma, Aurora, Alfonso, Pepeillo, Manolillo y muchísimos más, personas que no trabajan en el Grupo Banca Privada d'Andorra, pero SI en otras entidades bancarias del peís, les han condenado a la cuasi "exclusión social" por sus descabelladas decisiones? ¿Acaso no se dan cuenta que YA se les ha acabado el rollo del poder y que dentro de nada van a tener que salir a la calle, siendo unos auténticos "Don Nadies", que es en realidad lo que son, y que cualquiera de ellos les va a poder escupir en toda la cara?

 

 

Podemos seguir siendo gobernados por el peor gobierno de ineptócratas que ha habido en toda la Historia del mundo mundial, o podemos poner fin a toda ésta locura. La decisión, como siempre, está en sus manos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices. 

 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.