Imaginen por un solo instante que éste fin de semana se hubiera celebrado una prueba de lo que sea en una estación del país. Imaginen por un solo instante que la organización hubiese colocado a cierto periodista en determinado hotel. Imaginen por un solo instante que el susodicho periodista se hubiera desplazado a Milán a cubrir un partido de un equipo español contra otro equipo italiano cuyo estadio no cumple con los mínimos exigidos por la UEFA. Imaginen por un solo instante que dicho periodista, al haber estado en contacto con otro conocido periodista que por lo visto ha dado positivo en el test del Coronavirus, las autoridades sanitarias de su país le piden por favor que se quede en su casa durante un periodo de cuarentena, y cancela su estancia en el país.

Vayamos un poco más allá; imaginen por un solo instante que el periodista que ha dado positivo en el test del Coronavirus lo hace unos días más tarde. Imaginen por un solo instante que la prueba que se tenía que haber celebrado en el país no se hubiera suspendido y que su colega de viaje a Milán hubiese venido al país. Imaginen por un solo instante la cantidad de personas con las que dicho periodista desplazado a cubrir la prueba podría haber estado en contacto en el país. Imaginen por un solo instante que cualquiera de ustedes fuese cliente habitual del restaurante del hotel. Imaginen que cualquiera de ustedes al cabo de un tiempo hubiesen dado positivo en un test de Coronavirus. ¿Quién de ustedes hubiese pensado que aquel hombre tan simpático que estuvo sentado en la mesa de al lado, y parecía estar un poco constipado, era el "paciente cero"?

 

 

Pues no se imaginen tanto porque todo lo que les he explicado anteriormente ha podido pasar. Y no, por mucho que desde el "oficialismo" les quieran comer la cabeza machacándoles con la idea de que el Coronavirus es una "simple gripe", no lo es.

Por una "simple gripe" no se hunden las bolsas de todo el mundo.

 

 

Por una "simple gripe" no se bloquean ciudades. 

 

 

Por una "simple gripe" las tripulaciones encargadas de repatriar "simples griposos" no se disfrazan así:

 

 

Por una "simple gripe" los profesionales de la sanidad no se disfrazan así: 

 

 

Por una "simple gripe" no se cancelan congresos, ferias, espectáculos, etc. Por una "simple gripe", tampoco se cierran fronteras ni se suprimen tantos y tantos vuelos. Por una "simple gripe" no se paraliza el tráfico de mercancías mundial. Por una "simple gripe" no se bloquea un ala de ningún hospital. 

Esto no es una "simple gripe". Y, además de no ser una "simple gripe", es muy contagioso. Las redes sociales se basan en algo tan simple como la capacidad de transmisión de los virus. Imagínense hasta cuánto, que cuando algo llega a casi todo el mundo, decimos que se ha vuelto "viral". 

 

 

¿Y cómo se encuentra ésta parte del mundo en la que nos ha tocado vivir? Pues en la misma situación en la que se encontraba la zona de Wuhan en la tercera semana de enero. Ahí les dejo un gráfico: 

 

 

Las proyecciones rara vez suelen fallar y menos aún cuando las realizan los analistas financieros que están acostumbrados a manejar datos y gráficas. Recuerden cuando no hace tanto Govern, por decir un ejemplo, regalaba un reloj a todos aquellos funcionarios que se jubilaban; pues un buen día alguno de estos que manejan proyecciones les sugirió que eso de regalar relojes ya no iba a ser posible porque según las proyecciones en poco tiempo se iban a jubilar un montón de funcionarios. Y se acabó lo de regalar relojes. En apenas unas pocas semanas dichas proyecciones se harán realidad. Al tiempo. 

 

 

Que se está jugando una partida de ajedrez muy fuerte entre EE.UU. y China por sus asquerosos y egoístas intereses, ya no hay quién lo niegue. Ése eslogan del "Make America great again" lo estamos empezando a pagar todos muy caro. Ésa lucha loca por la supremacía en el 5G, también lo estamos empezando a pagar todos muy caro. 

 

 

Si tuviéramos gobernantes comme il faut, la situación debería ser una oportunidad para retomar la producción de cercanía; pero como no son comme il faut, son incapaces de hacerlo. (Tan sólo hace falta observar el nivel de cabreo supino de los agricultores en España). No puede ser que todo, todo y todo sea "Made in China". En nuestro espacio somos capaces de producir productos de excelente calidad que los chinos ricos consumen como posesos; pero el egoísmo de unos y otros, la Madre Teresa de Calcuta siempre decía que la raíz de todos los males es el egoísmo, nos ha traído a la situación en la que nos encontramos. La Tierra debería tener suficientes recursos para satisfacer las necesidades del ser humano, pero no son suficientes como para satisfacer la codicia de unos pocos. 

 

 

¿Cómo se puede tratar tan mal a todos aquellos que nos proporcionan la comida? ¡¡Es de locos!!

Espero y deseo que vuelva el "seny" y que los pueblos soberanos retiren del poder a toda ésta panda que se ha apoderado del poder, más todos los neófitos que se están intentando subir al carro de los que NO PRODUCEN NADA., porque si no vamos a estar, y estaremos, muy jodidos. 

 

 

¡Ah!, y por su bien, huyan de todos aquellos que les digan: ¡Bah, pero si es una "simple gripe"!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices. 

Comentaris (1)

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.