Ésta imagen es terrible. En ella podemos observar que la situación de España, a fecha de ayer, es casi exactamente a la situación de Italia del día 27 de febrero. ¿Y qué quiere decir esto? Pues que en apenas unos días España va a tener la misma situación de Italia en fecha de ayer; un montón de infectados y fallecidos.

 

 

Navegar contra corriente nunca ha sido fácil, pero siempre es satisfactorio. Llevo días y días avisando de la que se nos viene encima. Lo del Coronavirus no es para tomárselo a chufla. Y así parece ser que se lo están tomando algunos gobernantes. A estas alturas del siglo XXI, todos deberíamos haber aprendido a priorizar lo importante del resto. Y lo más importante sin ningún lugar a dudas es lo que ha hecho el alcalde Jean Desseart al decir que "la première responsabilité d'un maire est de protéger sa population".

 

 

En Italia a sus gobernantes, a la fuerza ahorcan, no les ha quedado otra que bloquear la parte norte del país para intentar controlar la propagación del Coronavirus. Francia está a nada de declarar Le Stade 3, que significa que la epidemia del virus circula a su antojo y que es transmisible en todo el territorio. Ello implicaría la suspensión del transporte público, las restricciones de reunión y el cierre de escuelas.  

Con una Francia a las puertas de Le Stade 3, y una España que en apenas unos días no le va a quedar más remedio que tener que tomar las mismas decisiones que Italia y Francia, insisto en que tan solo es cuestión de unos días, cómo va a quedar Andorra, ¿aislada? Convendrán conmigo que todo, o casi todo, lo que consumimos en el país viene del exterior. Y viene del exterior, necesariamente por Francia y España. Y si en breves fechas en Francia y España pueden haber restricciones de movimiento, y las mercancías las van a padecer, ¿cómo se van a cubrir nuestras necesidades?

 

 

Aún a fuerza de hacerme pesado, siempre les he hablado del talento. Y les hablo del talento porque el talento es el que hace que el mundo haya avanzado hasta dónde nos encontramos. Con todos sus pros y contras. Pero no ha sido sino el talento lo que nos ha permitido llegar hasta aquí. El resto de la humanidad somos viajeros que nos hemos acomodado a viajar a costa de todos esos "talentosos". Y a viajar bien, incluso más que bien. Pero cuando miro a mi alrededor veo muy poco talento entre la clase política actual. 

 

 

Muchas veces cuando veo los avatares de nuestros políticos en sus redes sociales, me viene a la mente ésta imagen. Pero con una enormísima diferencia. Esto que ven ustedes es arte y lo otro es simple postureo. Que el hábito no hace al monje es tan evidente como que una camisa, una corbata y un buen traje no da a nadie ninguna cualidad que no se posea. Quod natura non dat, Salmantica non præstat. Lo dicho, un burdo e inútil postureo que cada día engaña a menos gente.  

Pintan bastos; hoy mismo las bolsas del mundo están sucumbiendo ante la evidencia de que todo se está parando y que las empresas van a tener que anunciar que sus expectativas de negocio no se van a cumplir de ninguna de las maneras. Y eso en bolsa se penaliza.

 

 

Desde siempre he oído decir que la bolsa anticipa lo que va a pasar en un futuro inmediato. Y ésta vez no va a ser menos. Los índices del mercado asiático han cerrado rojos, rojísimos. Los europeos están rojos, rojísimos. Y los futuros del EE.UU. están rojos, rojísimos. El petróleo anoche cayó un 30% debido a la falta de demanda, y entre otras cosas, a que los países productores son incapaces de ponerse de acuerdo ni en eso. El egoísmo en estado puro. 

 

 

Aléjense de la gente negativa que solo ve un problema a cada solución. Compren un poco más de la cuenta de productos no perecederos, las antiguas despensas de los tiempos convulsos, calculen que la cosa se podría alargar entre 8 y 12 semanas, lo que viene a ser 2 y 3 meses, y sobre todo, si no es estrictamente necesario, no viajen. Se podrían encontrar bloqueados o en cuarentena en cualquier parte del mundo. Nosotros ya formamos parte de la zona de riesgo, aunque a nuestros gobernantes les cueste tanto y tanto reconocerlo, y seremos puestos en cuarentena como el resto de los habitantes del planeta que se encuentran en zona de riesgo.   

 

 

Estamos en tiempos de tribulación, preocupación, aflicción, tristeza, congoja, pena, sufrimiento, tormento; pero no pasa nada. También es, y será, tiempos de oportunidades para todos aquellos que las sepan aprovechar. Al resto, los de siempre, tan solo les quedara su manido recurso de quejarse de todo y hablar mal de todo aquel que supo aprovechar la oportunidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices. 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.