341 días desde el infame 10 de marzo. 341 días dan para mucho. Dan para hablar con muchos trabajadores, clientes, accionistas y afectados. Dan hasta para intimar con algunos. Dan para escuchar muchas y muchas historias. Historias tristes, casi todas muy tristes. Historias de buenas personas que por la sinrazón de unos pocos y el silencio cómplice y colaboracionista de muchos, han visto rotas todas sus ilusiones. Todo su gozo en un pozo. Personas que aún no formando parte del Grupo BPA, siguen teniendo miedo a manifestarse públicamente. Personas muchas de ellas medicadas. Personas a las que les costará una verdadera travesía del desierto volver a integrarse a la vida laboral. Personas que nunca más volverán a reintregarse a la vida laboral. Personas a las que sin saber porqué han sido señaladas, acusadas y culpabilizadas de algo que nunca han hecho.

Afectados que desde hace 341 días no pueden disponer de lo que tan honradamente habían conseguido. Afectados que desde hace 341 días están sumidos en un más que lamentable sinvivir. Afectados que han tenido que aprender a gestionar la miseria, sin comerlo ni beberlo. Afectados que han tenido que dejar de lado inversiones, viajes, compras, etc... Afectados que a la que puedan, sacarán lo que les quede y saldrán corriendo de aquí para no volver nunca más. Afectados que ya se han encargado de decir a todo el que les haya querido escuchar, el calvario al que se han visto sometidos. Afectados que contando su verdad nos han dejado a todos a la altura del betún. Afectados que habrán advertido a amigos y conocidos que jamás se les ocurra ir a Andorra. 

Desde los canales oficialistas se nos ha acusado de ser antipatriotas, de hacer daño al País con nuestros comentarios. Cuanta falacia. Cuantas mentiras. Cuanta mediocridad supina. Cuanto memo suelto por metro cuadrado. El daño lo han producido ustedes y el no querer seguirles en su autosuicidio no nos convierte en antipatriotas. Una cosa es amar el País, que se le ama, y otra cosa es tener poner en su sitio a sus dirigentes. Y no por ello somos peores. Simplemente no estamos locos y sabemos lo que queremos.

Me encantaría que todos ustedes saliesen de esa burbuja en la que parecen vivir y bajasen a pie de calle. Y que hablasen con toda esa gente que durante todo este tiempo he tenido el placer de haber conocido. Y si pueden, intenten mirarles a los ojos. Yo lo he hecho.

Apenas quedan unos días para el 10 de marzo. Pronto hará un año. Y es muy importante que todos ustedes no dejen pasar los plazos para ir contra la Administración porque una vez pasado, nunca más podrán reclamar. Y háganlo porque si algún día se tienen que sentar delante de sus hijos les puedan mirar a los ojos y decirles que al menos lo intentaron.

Disfruten de éste precioso domingo y mañana pónganse manos a la obra. Los días pasan, los plazos se acaban y luego ya no habrá remedio.

Intenten ser felices.

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.