"Ante situaciones excepcionales, siempre hay que tomar medidas excepcionales". Esto se debería enseñar en primero de párvulos a cualquiera que se quiera dedicar a la política. Pero, claro está, toda ésta panda que se ha apoderado del poder, más todos los neófitos que se están intentando subir al carro de los que NO PRODUCEN NADA, se lo han montado de tal forma que para ser político no se exija nada de nada porque si no ninguno de ellos estaría ejerciendo de político; si acaso un mínimo de altura, física. Altura física, que ninguno de ellos se me vaya a asustar. 

 

 

Y no, no voy a hacer sangre con lo que los voceros del régimen han escrito desde el principio de la "crisis del Coronavirus". Lo podría hacer pero no lo voy a hacer porque me da vergüenza ajena. Cada uno sabe lo que ha escrito, y ahí están todos y cada uno de sus escritos. 

Como dice la canción, "cada quién es cada cual y baja las escaleras como quiere". Veamos cómo han afrontado los distintos gobiernos la "crisis del Coronavirus". Ahí les pego un gráfico:

 

 

En el gráfico se puede observar cómo Hong Kong y Singapur, aplicando fuertes medidas estrictas y severas, con una gran respuesta por parte de toda su población, han conseguido contener el Coronavirus, a diferencia de otros países. ¿Y a qué se debe? Pues se debe pura y llanamente a que Japón y Singapur, frente a una situación excepcional, ¡¡SÍ!! que han sabido tomar decisiones excepcionales. En ambos países han antepuesto la salud de sus ciudadanos a los intereses económicos que convendrán conmigo también los tienen. Y muchos.

 

 

Éste gráfico les puede orientar para que todos ustedes verifiquen la enorme diferencia que existe cuando se toman medidas para intentar corregir la curva y cuando no se hace. Ellos las tomaron.

El pasado 27 de marzo de 2019, y desde ésta misma tribuna, escribía un artículo titulado "Andorra necesita urgentemente un José Alfredo Ruiz Romero", vean link aquí, en el que intenté explicar la decisión que tomó éste hombre al operar en vivo al diestro José Tomás Román Martín, porque no había tiempo de esperar a que la anestesia le hubiera hecho efecto. Ésa decisión le salvó la vida. Situación excepcional, decisión excepcional. Fácil, llano y sencillo.

 

 

El GRAN Perich lo explicaba genialmente en sus viñetas. 

 

 

En éste gráfico se puede observar la evolución de contagio del Coronavirus en Italia, que es el que me sirve de guía para hacer mis proyecciones, ya que las cifras que llegan desde China hace días que no se las creen ni los propios chinos. Y si ninguno de los gobiernos de nuestro entorno va a tomar medidas excepcionales, incluido el nuestro, es hacia dónde nos encaminamos. Anoche, Italia, por fin, tomó dichas medidas excepcionales. ¿Puede que tarde, demasiado tarde? Puede. Para que vean la diferencia, ayer en Dinamarca, con 514 contagiados, la mitad que Madrid, y 0 fallecidos, ya las tomó. 

 

 

Cuando te llegan según qué cosas que se dicen en según qué ruedas de prensa, uno no puede dejar de preguntarse en manos de quiénes estamos. Porque menos aplicar el más mínimo sentido común, son capaces de inventar la "deconstrucción" de sus propios países con tal de no dar su brazo a torcer. Si alguno de ustedes tiene tiempo y ganas tiren de hemeroteca del panfleto oficial del estado y se darán cuenta de lo que les estoy explicando. Hay veces que pienso que a algunos de estos que toman las decisiones por nosotros se piensa que el país es toda una potencia mundial; tan solo hay que seguir su presencia, desconozco para qué, en tantos y tantos países, en tantas y tantas instituciones internacionales, como si en Andorra no hubieran cantidad y cantidad de temas por resolver. ¿De verdad que es necesario todo ése despliegue por todo el mundo mundial?

 

 

Una vez le preguntaron a Mohandas Karamchand Gandhi cuáles eran los factores que destruyen al ser humano. Y él contesto que la política sin principios, el placer sin compromiso, la riqueza sin trabajo, la sabiduría sin carácter, los negocios sin moral, la ciencia sin humanidad y la oración sin caridad. ¿Les suena? Cuando les he insistido una y otra vez que desde febrero de 2007 lo que tenemos NO es una crisis económica sino de valores, es porque al principio del siglo XXI el mundo entero perdió el norte, y no lo va a encontrar hasta que todo se acabe de estropear. Y en ello estamos. (Desconozco por qué todavía no existe un doble grado en matemáticas y filosofía porque tan solo con las matemáticas no vamos a ir a ninguna parte. La IA nos puede ser muy útil en muchos campos, pero si no va acompañada de la ética y la moral, nos acabará perjudicando gravemente. Al tiempo). 

 

 

Y mientras en España, cual Titanic, todo el mundo parece que anda bailando, mientras la orquesta sigue tocando, el problemón lo tienen instalado. Cuando escuchas a sus dirigentes, lo único que puedes sentir es pena y lástima. Mientras que en Alemania su Cancillera ha proclamado que esperan que entre un ¡¡60 / 70%!! de la población se contagie, en España parece ser que la única preocupación es saber si el fútbol va a ser a puertas abiertas o cerradas, o si en los programas de según qué televisiones van a tener público o no. 

¡Ah!, que se me olvidaba; si en Andorra queréis todavía poner más impuestos para financiar lo que sea que estéis haciendo, o deshaciendo, os propongo que hagáis caso del GRAN Michel Gérard Joseph Colucci

 

 

Haciendo el andorrano no se va a solucionar absolutamente nada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices. 

 

 

 

Comentaris (1)

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.