Secretos

Del latín secrētum en una primera acepción quiere decir "cosa que cuidadosamente se tiene reservada y oculta". En una segunda acepción, mucho más tenebrosa, quiere decir "oculto, ignorado, escondido y separado de la vista o del conocimiento de los demás". 

Siempre he entendido los secretos que afectan a la intimidad y privacidad de las personas. En el juramento Hipocrático, por ejemplo, se menciona “todo lo que viere u oyere en mi profesión o fuera de ella, lo guardaré con sumo sigilo”. A nadie le interesa la enfermedad del prójimo. 

Puedo entender el secreto bancario, pero el que consiste en la protección que bancos e instituciones financieras deben otorgar a la información relativa a los depósitos y captaciones de cualquier naturaleza, que reciban de sus clientes. Y lo entiendo porque esta información es parte de la privacidad de los clientes del sistema financiero. (Si no existiera esta norma cualquier persona podría solicitar en un banco, por ejemplo, información sobre los movimientos de las cuentas de otra persona).

Me cuesta mucho más de entender que algunas entidades bancarias y financieras utilicen el secreto bancario como el instrumento principal del mercado negro y del crimen organizado. ¿Se imaginan, por ejemplo, que un "gestor bancario" se acoja al secreto bancario para blanquear las fortunas de los dictadores de Côte d'Ivoire o de Liberia?

El que no entiendo en absoluto es el secreto de Estado, cuando dicho secreto provoca la indefensión total y absoluta de sus ciudadanos. No puedo entender, por ejemplo, que instituciones del Estado como INAF, UIFAND y AREB se acojan al secreto profesional, para ocultar pruebas que son "indispensables e imprescindibles" para una mejor defensa de los intereses de sus ciudadanos. 

Y lo que encuentro totalmente indigno y despreciable es que haya instituciones que abusando torpemente de su autoridad se permitan entrar como elefante en cacharrería en oficinas y domicilios de particulares para, aprovechando que el Valira pasa por Andorra, "llevarse todos sus secretos", violando de manera flagrante todo derecho a la intimidad y privacidad de los mismos. ¿Acaso los violados y ultrajados tienen la potestad de entrar en INAF, UIFAND y AREB? ¿No será que a alguien le interesó dicho registro para saber qué sabían de él y de sus "amigos"?

Y mientras violados y ultrajados no acaban de salir de su asombro, hoy nos levantamos con noticias tipo que un Batlle se ha desplazado a Barcelona a ver el documental "Las cloacas de Interior" y que el Fiscal General anda por Panamá, acompañado de otra Batlle, la Fiscal Kenia Porcell cuando se ha desplazado a Andorra lo ha hecho sola, para investigar una empresa de Brasil, Odebrecht, que ha admitido haber pagado 788M de dólares, a través de su "departamento de coimas", en sobornos en más de 100 proyectos en 12 países, y que ya habría firmado acuerdos de compromiso para pagar una multa de 2.047M de dólares a los gobiernos de EE.UU., Brasil y Suiza para compensar los actos ilícitos por los que se le investiga en los tres países.

El gran problema con el que se llevan encontrando las "cabezas pensantes", los ejecutores, los cómplices, los colaboradores, los "tontos necesarios" y toda su Corte Celestial es que en Banca Privada d'Andorra no había nada, en Banco Madrid no había nada y en Banca Privada d'Andorra Panamá no había nada. Y como que no hay nada de lo que ellos pensaban hay que seguir con minucias como lo de la CASS, el tema ridículo de los WhatsApps y ahora lo de Odebrecht.

El "macrojuicio" que andan montando se les va a convertir en la última ridiculez de todo éste total e INFAME despropósito continuado, pero no se lo digan a nadie porque es "secreto". Al tiempo.

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices. 

 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.