En un mundo cada vez más "agilipollado", en el que se valora más lo que "tienes" que lo que "vales", hace falta de vez en cuando pararse a reflexionar para comprobar si se avanza en la dirección correcta o hay que hacer un giro de 180º. (Lo de girar 360º se lo dejaremos a todos aquellos que saben más que uno). Y hoy, víspera de Reyes, es un buen momento. 

Todos hemos sido niños y todos, de niños, deberíamos haber aprendido que la respuesta a por qué los niños se pelean y un rato después vuelven a jugar juntos es porque su felicidad vale más que su orgullo. ¿Por qué a algunos  adultos se les olvidan estas cosas tan simples y a la vez tan maravillosas? ¿Acaso no quieren, o no saben, ser felices? 

¿Por qué cualquier niño, con la mente limpia, sabe qué es ésta imagen? 

 

 

¿En qué han convertido el mundo algunos adultos? Todos sabemos que la vida es dura y que después de ser dura nos acaba matando, pero ¿es tan necesario que los que se han hecho con el poder se dediquen a amargársela al resto?

 

 

¿Acaso los que se han apropiado del poder no fueron niños? ¿Tal vez no fueron niños felices? ¿Puede ser que crecieran con algún tipo de tara y que de mayores se quieran vengar contra todos los demás? Si están tan tarados, ¿qué hacen mandando? ¿Por qué el resto, los no tarados, les hemos permitido instalarse en el poder tan alegremente? ¿Por qué no los hemos protegido y no los hemos llevado, dónde corresponda, a que les intenten curar? 

 

 

Los niños, los que tienen la mente limpia, se relacionan. Para un niño con la mente limpia no existe el racismo ni las clases sociales. En sus pequeñas y limpias cabecitas no entran todas éstas bobadas. Entonces, ¿por qué de mayores si que entran en algunas torticeras mentes adultas? ¿Por qué? 

Los niños juegan por jugar; sin tener que morir o matar. Los niños dan amor, besos, cariño, y no tragan monedas. Los niños incluso hacen sus guerras pero no hay muertos. ¡¡Que todas las guerras fueran como esas!!

 

 

Y cada vez más niños saben que los amigos, los de verdad, los que realmente importan, no están en Facebook

 

 

No olviden de pedir a los Reyes, muchísimos abrazos sinceros. Harán muy felices a los que tengan a su lado. Afortunadamente las cosas que en realidad valen la pena en la vida siguen siendo "gratis". 

 

 

Para todos aquellos que tuvieron una mala infancia, o que no supieron aprovecharla, les dejo 50 cosas que el dinero no puede comprar y que sirven para hacer sentir a uno muy bien: 

 

01. Meterte en la cama con las sábanas recién limpias.

02. Calentar tu cuerpo al lado de la chimenea.

03. Tener una aventura en un lugar que nunca habías visitado.

04. Darte un largo paseo y sentirte sano y pleno.

05. Escuchar tu canción favorita.

06. Re-leer tu libro de la infancia.

07. Las caricias debajo de las sábanas una mañana fría.

08. Una buena noche de sueño.

09. Ganar un concurso.

10. Sentir que tienes grandes amigos.

11. Conocer a alguien que te ama por quién eres realmente.

12. Tener una relación sana y amorosa con tus padres.

13. Dormir una siesta y despertarse relajado y sin estrés.

14. Comer una deliciosa comida sana y casera.

15. Mirar a los ojos de tus mascotas y ver devoción y amor.

 

 

16. El olor del césped recién cortado al comienzo de la mañana.

17. Ver un amanecer o atardecer con alguien querido.

18. Alcanzar una meta o sueño en el que has estado trabajando.

19. Oír el sonido de la lluvia a través de la ventana

20. Pasear por tu lugar favorito.

21. Recibir un elogio de alguien a quien respetas.

22. Tener a alguien con el que sabes que siempre puedes contar.

23. Tener a alguien realmente honesto contigo, que te dice la verdad y no lo que quieres oír.

24. Reírte hasta que las costillas te duelan.

25. Tener a un amigo que cree que vas a conseguir todo lo que te propongas.

26. Acordarte de momentos divertidos cuando eras salvaje adolescente.

27. Sonreír a alguien desconocido.

28. Elegir hacer una buena acción por alguien cuando no tienes porqué hacerla.

29. Tener una día de descanso en el trabajo.

30. Ver fotos antiguas.

31. La primera vez que esa persona te dice te quiero.

32. Cuando te enteras que la persona que te atrae tú también la atraes.

33. Oír a las olas romper en la orilla.

34. Darte un baño con espuma y velas después de un largo día de invierno.

35. Recibir rosas recién cogidas a mano de alguien que quieres.

36. Girar la almohada hacia el lado frío.

37. Mirar las estrellas con tus amigos e intentar encontrar la constelación.

38. Ver cómo comienzan a florecer las flores en primavera.

39. Encontrar algo que creías que habías perdido.

40. Hacer reír a un niño.

 

 

41. Saltar a una gran pila de hojas en otoño.

42. Quitarse los zapatos después de un largo día.

43. Volver a casa por Navidad.

44. Bailar por casa.

45. Hacer una receta súper difícil y que te salga riquísima.

46. La emoción de acudir a una ocasión especial.

47. Superar un reto difícil.

48. Dormir una noche entera sin despertarte ni una vez.

49. Sacar buenos resultados en un examen.

50. El olor de tu madre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices y que los Reyes les traigan muchísimos abrazos sinceros.

 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.