La vida NO sigue igual

"... Al final las obras quedan las gentes se van otros que vienen las continuaran la vida sigue igual...". 

Eso es lo que dice la canción con la que Julio Iglesias se dio a conocer al mundo, y con la que ganó el Festival de Benidorm. Pero no, para Andorra, desgraciadamente, la vida NO sigue, ni seguirá, igual.

621 días después del INFAME 10 de marzo de 2.015, la vida ha cambiado, y mucho, para miles de personas que residen, o no, en nuestro pequeño Principado. Personas que se han dejado aquí una buena parte de su existencia. Personas que han trabajado duro, con ahínco. Personas que tenían depositadas toda su confianza en Andorra como una plaza financiera totalmente segura. Y personas, al fin, que han visto como una mala decisión de unos pocos han destrozado, literalmente, sus vidas. 

¿Cómo se puede decepcionar y arruinar la vida a tanta y tanta gente? ¿Me pueden decir un solo colectivo que no se sienta defraudado por nuestros ínclitos gobernantes? ¿En qué estaban pensando los autores de ésta tropelía cuando decidieron realizarla? ¿Pensaron acaso que el estropicio que iban a originar les iba a favorecer solamente a ellos, sin tener en cuenta los daños colaterales que se iban, irremediablemente, a ocasionar? ¿Mesuraron suficientemente todas y cada una de las consecuencias? ¿Cómo se puede acabar con 738 años de Historia en apenas un momento? ¿Cómo se puede acabar con la Soberanía de nuestro país en apenas legislatura y media? ¿Cómo se puede acabar con uno de nuestros mayores activos, como es nuestra tradicional neutralidad que viene reflejada hasta en nuestro himno, "...entre dues nacions, neutral...", tomando tan desafortunadas decisiones? 

Leo en El País el artículo de Vargas Llosas, "La decadencia de occidente". Opina el Premio Nobel que lo mejor sería reflexionar con la cabeza fría, admitir el error, retomar el camino de la razón y, a partir de ahora, enfrentar el futuro con más valentía y consecuencia. Pero para realizar estos ejercicios mentales habría que acabar definitivamente con la "cretinización" que padece nuestra sociedad. La degeneración a la que se ha llegado en la política, la moral, la ética, la economía, incluso en los medios de comunicación, no tiene parangón. La "idiocracia" se ha instalado entre todos nosotros, y todos nosotros hemos consentido que unos pocos "iluminados" nos lleven inexorablemente al precipicio. Y lo más alucinante es que tal situación no parezca molestar a los que más tienen que perder...

A estas alturas de la esperpéntica película de terror que nos están obligando padecer, hasta entre los suyos propios se empiezan a escuchar voces discordantes. Voces que acusan directamente a DA del fraccionamiento de la sociedad entre buenos y malos. Voces que consideran que el Govern dels millors discrimina el Pas de la Casa. Voces que acusan al Govern dels millors de tirar el dinero alegremente en estudios sin ni siquiera contar con la opinión de los comerciantes del Pas de la Casa. El "desgavell" logrado por toda esta banda de iluminados ha alcanzado niveles galácticos.

Mientras tanto la oposición ni está, ni se la espera. No son capaces ni de organizarse. No son capaces de acabar con todo este gratuito sufrimiento colectivo. Siguen anclados en el pueril pensamiento de que el tiempo y la inacción lo curará todo.

Lo peor de todo es que el Cap de Govern dels millors pretende seguir tirando por el camino del medio...

 

 

 

Intenten ser felices.

 

 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.