Imbecilandia

27 de febrero de 2.007, ASTROC se derrumba en bolsa. Uno o varios de los socios institucionales se cabrea/n con Enrique Bañuelos y se pone/n corto/s en la acción desde la agencia UBS Warburg. Ahí empieza verdaderamente la crisis que todavía padecemos. 27 de febrero de 2.007, recuerden esa fecha. Desde entonces hemos visto, padecido, cómo míticas y engañosas frases como "los pisos nunca bajan" o "Too big to fail" han saltado por los aires en mil pedazos.

Los mismos bancos, esos mismos bancos que antes de 2.007 daban crédito a gente que sabían que jamás podría responder, Leopoldo Abadía los bautizó NINJA -NO Incomes, NO Jobs, NO Assets-, lo hicieron tan mal como supieron. Con las mismísimas autoridades reguladoras, esas que tenían que velar por el buen funcionamiento de la industria financiera mundial, mirando a otro lado y a las no menos penosas agencias de rating, como si no existieran. A modo de ejemplo decir que Lehman Brothers tenía el día que cayó la calificación AAA, sin perspectiva negativa alguna.

Y a qué viene todo esto se preguntaran ustedes. Pues muy sencillo: todo esto viene a colación de intentar contextualizar todo lo que paso desde entonces hasta ahora.

Imaginemos un empresario de Elda, por ejemplo, que hasta ése famoso 27 de febrero de 2.007 tenía una empresa saneadísima y que trabajaba con el banco XX, con todos sus créditos y pólizas correspondientes. Qué alegría!! Pero las alegrías suelen durar poco o muy poco. De repente el empresario se dirige a su entidad XX a "renovar" sus créditos y pólizas y se encuentra con la puerta en las narices: "No, no y no", es la respuesta con la que se encuentra. Imaginemos que, además, varios de esos individuos que pululan por el mundo con la predeterminación de no pagar a sus proveedores, que desgraciadamente los hay, y muchos, deciden no pagar al bueno del empresario al que ya se le empiezan a acumular los problemas. Recordemos que su banco no le ha renovado ni los créditos ni las pólizas, los clientes no le pagan y él, Santo Varón, quiere pagar a sus trabajadores, proveedores, impuestos, IRPF, IVA y VOLVÍA, a todos los Ángeles y Arcángeles y a todos los Coros Celestiales...

Si éste ya pobre hombre tenía un rincón en algún paraíso fiscal, siempre me estoy refiriendo a dinero fiscal, puede que tuviera una última esperanza. Si no, ya está muerto, pero él todavía ni se había enterado. Para acabar de contextualizar aún más si cabe todo esto, recordar que en el año 2.009 algunos bancos privados suizos prohibieron a sus directivos salir del país. 

Y el ya pobre hombre, suerte que tenía algún dinerillo fiscal fuera de Elda y de España, decide por su cuenta y riesgo arreglar sus problemas de liquidez a los que su banco XX, español, le había abocado. Para ello se pone en contacto con gente que maneja dinero en efectivo y le propone hacer un intercambio de dinero. Él lo recibirá en España, y el otro lo recibirá en el paraíso fiscal que sea, por supuesto pagando el favor, faltaría plus!! 

La gente delante de cualquier problema, y más en situaciones de extrema necesidad, se busca la vida. No hace falta que nadie les "institucionalice" nada. Y menos ninguna entidad bancaria, de las que ya no se fiaba ni el Tato. Si acaso algún banco suizo que ante la imposibilidad de contactar con sus clientes, puede que pidiera a sus colegas de otros países irles a visitarlos en su lugar. "Operaciones de caja" o "compensaciones" durante estos malditos nueve años han debido haber a "tutti pleni". En Andorra, en Suiza, en EEUU, en el HSBC, en La City y hasta en Sispony y Segudet. Y si todos ustedes no se han enterado, en qué mundo han vivido durante estos nueve años??

Lo que ya me parece sombrío del todo es que a estas alturas en el mal llamado caso BPA, se nos intente hacer creer, visto que hasta la fecha no se ha podido encontrar la famosa estructura de blanqueo de capitales, que a BPA se la intervino por hacer "compensaciones" u "operaciones de caja". Patético, patético y patético!!

 

 

Intenten ser felices.

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.