Hacia el desastre total

 

Que el hombre es el único animal capaz de tropezar dos, y tres, y cuatro, y quinientas mil veces con la misma piedra, es tan viejo como el mundo. Lo malo es enamorarse de la piedra y lo de algunos empieza a ser más que preocupante. Apenas sigo la campaña electoral. Directamente no me interesa. Más de lo mismo. Empecinamiento general en seguir anclados en obsoletas ideas que no nos han llevado a ninguna parte y que a ninguna parte nos llevarán. Si queremos un resultado diferente no podemos seguir haciendo una y mil veces lo mismo. Escuchar a los candidatos hablar de inversiones, y más inversiones, me sobrepasa. De dónde piensan sacar el dinero? Cómo pueden seguir intentando engañar al personal sabiendo como saben que no hay dinero y que no lo va a haber? Qué necesidad hay de autodesprestigiarse de esta manera tan infantil, tan horrenda y, además, gratuitamente? Sinceramente no lo entiendo.

La izquierda sigue dividida. No son capaces, ni tan siquiera en una situación tan excepcional como ésta, de dejarse de bobadas y sumar por el bien común. Continúan priorizando sus intereses personales a los generales. Los individuos antes que los ciudadanos, y así no se llega a ninguna parte. Pero su afán individual puede con el colectivo. Si se hubieran molestado en hacer números, tampoco se necesita tener la carrera de exactas, se habrían dado cuenta que juntos podrían haber ganado en alguna Parroquia. Es más, estoy convencido que los han hecho, y aun así se presentan en campaña sabiéndose perdedores antes de empezar. Alucinante!!

A los liberales tampoco hay quién los entienda. Ésa extraña forma de pensar de alguno de sus líderes de “déjalos hacer que ellos solos se están hundiendo” nos arrastrará a todos al desastre final, sin ni siquiera molestarse en evaluar que son ellos los que más tienen que perder si esto se va, si nadie lo remedia, al traste. Aquella vieja máxima de quedarse tuerto si el de enfrente se queda ciego, entérense de una maldita vez, es de mentes torticeras y enfermas. Pero allá ustedes. Insisto, son ustedes los que más tienen que perder.

De los otros no pienso decir nada que para eso ellos ya tienen sus “voceros oficiales”. Bastante tienen con lo que nos han hecho a todos. Allá su conciencia.

Intenten ser felices.

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.