Que las cosas se pueden hacer de muchísimas maneras es bien sabido por todos. Y que se pueden hacer mejor o peor, tan solo depende de quién las tenga que hacer. No es lo mismo que la autoridad competente de cualquier país, ante las presiones de los EE.UU., actúe de una manera o de otra. No es lo mismo que la autoridad competente de un país se baje los pantalones ante las presiones de los EE.UU., o que les sepa plantar cara a los yanquis. Ya se sabe que a los EE.UU. no les gusta que nadie les haga la competencia y mucho menos en temas relacionados con los "paraísos fiscales", que para eso ellos tienen unos cuantos estados dedicados a tan noble fin. 

Y buena prueba de que lo que les digo es cierto, lean lo que viene a continuación: ayer mismo, 22 de agosto de 2018, uno de los mayores bancos de SuizaCredit Suisse (SIX:CSGN), ha congelado casi 5.000 millones de francos suizos (unos 5.000 millones de dólares) de dinero ligado a Rusia para evitar caer en sanciones estadounidenses, aumentando la presión sobre Moscú.

El movimiento de Credit Suisse, que prestó dinero al oligarca ruso Viktor Vekselberg antes de las sanciones, pone de manifiesto el extendido temor entre los banqueros a las represalias de Washington por trabajar con individuos y entidades rusas. Para la elite de Rusia, estas medidas podrían cerrar un canal de financiación y refugio para miles de millones de rublos. "Credit Suisse trabaja con los reguladores financieros internacionales en todos los lugares donde hace negocios para asegurar que cumple con la regulación de sanciones, incluido el cumplimiento de sanciones que implican a Rusia", dijo una portavoz del banco, que no identificó los dueños de ese dinero.

 

 

Popular entre los acaudalados rusos por su combinación de secreto bancario, estabilidad política y ostentosos recintos de esquí como Zermatt o St. Moritz, Suiza se ha convertido en uno de los destinos más importantes para el dinero que sale de Rusia. Casi 6.200 millones de dólares, o un 14 por ciento del total de los flujos de salida de las fronteras rusas, fueron a Suiza en 2017, casi el triple de lo que fue a Estados Unidos, según datos del banco central ruso.

La última ronda de sanciones fue anunciada en abril por el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, para penalizar a Rusia por su anexión de Crimea, su implicación en la guerra de Siria y por "intentar subvertir las democracias occidentales".

¿El FinCEN va a pegar un "martillazo" a Credit Suisse? ¿Van a aplicar otro salvaje 311? ¿Va a aparecer su presidenta, en rueda de prensa internacional, acompañada de su ministro de finanzas, a anunciar la intervención de Credit Suisse?¿Suiza va a intervenir Credit Suisse? ¿A nadie en toda Suiza se le va a ocurrir poner en peligro su plaza financiera? ¿Se van a bloquear todas y cada una de las cuentas de Credit Suisse? ¿Se va a obligar a todos y cada uno de los clientes de Credit Suisse a realizar el KYC? ¿Va a aparecer por Credit Suisse PwC y todos sus auditores? ¿La justicia Suiza va a meter en prisión preventiva al CEO de Credit Suisse? ¿Su fiscal general se va a dedicar a hacer "bolos" por todos los países bananeros? ¿Se va a montar un "macrojuicio" contra todo aquel que huela a Credit Suisse?

Pues va a ser a todo que ¡¡NO!! Credit Suisse se ha limitado a bloquear las cuentas del oligarca ruso, las analizará, y si no hay nada significativo, las desbloqueará. Tan simple, llano y sencillo como esto. 

Ven cómo hay muchísimas maneras distintas de hacer las cosas...

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices.

 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.