El desolador panorama de la banca andorrana

Si el año pasado l'ABA nos sorprendía a todos al anticipar los resultados de la banca andorrana, que no estaban ni auditados ni aprobados, con una comparecencia inédita ante los medios el 15 de febrero de 2.016, recuerden que los bancos tradicionalmente presentan sus resultados a partir de mediados, finales, de marzo, éste año, por lo visto, parece que pintan bastos. No ha habido comparecencia del ABA y todos los indicadores así lo señalan.

Con una especie de intento de invento en forma de entidad bancaria que nadie sabe lo que es, con otra que cualquiera que forme parte del mundo financiero conoce que corre por La City desde hace dos años un dossier de venta, con otra que según leo el propio INAF va a obligar a no repartir dividendos, con el perjuicio que ello puede suponer a los accionistas significativos que acudieron a la compra, a precio de oro, del socio que se marchó, con otra de "marca" española, que nadie sabe en manos de quién puede acabar su matriz, y con una última que entre el Govern dels millors y alguno de sus accionistas están intentando aguantar, aunque sea por los pelos. El panorama no puede ser más desolador.

La banca andorrana, excepto la entidad intervenida, al igual que la banca suiza, jamás aprendió a hacer de banca. Bastaba con abrir la puerta por la mañana, subir a las plantas nobles y entrar en cualquier despacho, eso si todos ellos decorados con lujo asiático, cuya única innovación consistía en tener la última generación de máquina de contar billetes. Mientras tanto en otros países sin ninguna tradición bancaria, léase por ejemplo países como Luxemburgo o Singapur, se aprendió a hacer banca rentable. 

Una vez perdida la ventaja de la opacidad a cualquier fisco del mundo, una vez acatada la decisión de informar a cualquiera de lo que aquí pase, incluso sin que nadie pida información, la banca andorrana, que en su máximo apogeo llegó a tener unos 45.000.000 de euros en depósitos, para que ustedes se hagan una idea seguramente la sucursal de Bahamas del banco Santander, o Bankinter, el quinto o sexto banco español, tienen muchos más, si quiere ser competitiva, se va a ver obligada, en un tiempo récord, a saber hacer de banca. Y eso no es factible.

Banca Privada d'Andorra sabía que todo esto se le venía a Andorra encima y por eso decidió apostar, en su expansión, por el mercado natural de Andorra, que en principio no es otro que el español. Lo que para unos, envidiosos y necios de ellos, se reduce a explicar que los estaban echando de todas partes, la realidad dice que lo que se estaba haciendo era cerrar todos aquellos países que suponía un carísimo problema logístico. ¿En qué cabeza cabe que se puedan mantener, con un coste relativamente bajo, pequeñas estructuras en Brasil, Israel, Suiza, Mónaco, Bahamas, Miami, México, Panamá y Uruguay? ¿No era acaso muchísimo más rentable saber de banca y crecer en banca privada en el estado español? ¿Acaso no es cierto que todos y cada uno de sus altos directivos, los de Banco Madrid, no se los han rifado gestoras y bancos españoles para su banca privada?

Jamás sabremos la respuesta. El INFAME 10 de marzo de 2.015 entre el Govern dels millors en funciones y las cloacas del estado español, decidieron acabar con el Grupo BPA, apoyados por esa máquina de matar bancos que tienen los americanos llamada FinCEN

Pero la Historia se escribe cada día, y esta Historia no ha hecho sino que empezar a escribir el primer capítulo del final.

 

 

 

 

Intenten ser felices.

 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.