Por mucho que las distintas autoridades del país se hayan esforzado, a lo largo de estos años transcurridos desde el INFAME 10 de marzo de 2015, en machacarnos los oídos con la cantinela de que el sector financiero ha apostado por la transparencia absoluta, los hechos se empeñan en demostrar todo lo contrario.

"4. De la mateixa manera que el sector financer ha apostat per la transparència absoluta...".

Pero claro, siempre hay "peros", habría que preguntarse ¿qué entienden nuestras autoridades por "transparencia"? Que dos directores, de dos instituciones para las que desde el poder se ha pedido, y se pide, "respeto" una y otra vez, en una "Comisión" a puerta cerrada y amparándose en la  "confidencialidad" oculten información a los Consellers, nuestros legítimos representantes, ¿se puede considerar "transparencia"? Que a estas alturas de la película de terror el informe de auditoría de PwC siga sin ser público, cuando dicho informe fue requerido por una institución pública, ¿se puede considerar "transparencia"?

La información aparecida en El Independiente el pasado 6 de mayo "Se vende Crèdit Andorrà: el primer banco del Principado encarga la operación a Alantra", y que el 8 de mayo todos los medios andorranos salieron al unísono a desmentir, así lo demuestra. Si el sector financiero ha apostado por la transparencia absoluta, ¿qué misterio hay en que se sepa que unos accionistas, por los motivos que sean, quieran deshacer sus posiciones? ¿Acaso no existe un regulador andorrano que tiene que autorizar, o no, dicha salida y entrada de accionistas? ¿El regulador andorrano, si tanta transparencia hay, no debería publicar en su página web dicha información?

Hoy El Independiente en su noticia "Crédit Andorrà ofrecía a los potenciales compradores la presidencia del grupo", describe milimétricamente el "teaser de venta" preparado por Alantra, cuantifica casi con total exactitud el número de páginas del documento y ofrece los principales datos de la entidad. Tan solo les falta hacer poner un par de pantallazos del documento y así hacer callar unas cuantas bocas. 

En Andorra sigue sin haber transparencia. Una cosa es lo que nuestras distintas autoridades proclaman a los cuatro vientos y otra muy distinta la cruda realidad. Y a los que perseveramos en que la verdad aflore nos acusan de crear "alarma social". ¿Acaso también tenemos la culpa que unos accionistas hayan decidido, por los motivos que sean, deshacer sus posiciones en una entidad bancaria? ¿Acaso tenemos la culpa que dicha entidad hiciera lo que hizo en su origen?¿Acaso es culpa nuestra que se haya pasado de ser una "laguna legal" a un "océano legislativo"? 

Estoy seguro que a nuestras autoridades les gustaría tener a su sociedad en coma inducido y que tan solo tuviéramos la información que a ellos les interesase. Pero, sigue habiendo "peros", gracias a Internet la información está al alcance de todo aquel que quiera conocerla. (Hay algunos que prefieren seguir viviendo en la inopia).

 

 

 

Intenten ser felices.

 

 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.