Éramos pocos y parió la abuela. Y como seguimos sin aprender nada, para qué vamos a aprender, hoy se consumará el desatino más grande que ha habido en toda la Historia de Andorra en lo que se refiere a unas elecciones comunales. Ni más ni menos que 20 candidaturas van a concurrir a las próximas elecciones comunales del 15 de diciembre. Entre los de "qué hay de lo mío", los "cabreados", los "ofendidos", los "que no se les ha dado lo que querían", y otros especímenes variopintos, mucho me temo que en las siguientes elecciones va a haber una candidatura por cada grupo de amigotes, que es en lo que ha degenerado esto de las elecciones. Ya se han caído todas las máscaras de los partidos políticos con las que hasta ahora se había intentado ocultar lo que ya era conocido a nivel de calle. Y ahora, cómo no, volverán a querer impresionarnos con sus absurdas "promesas imposibles" de cumplir y que ellos, y nosotros, sabemos. ¿A ver quién o quiénes prometen más?

 

 

Y eso que el sentido común, dicen que el menos común de todos los sentidos, tendría que haber prevalecido y haberse ido imponiendo poco a poco. Sigo insistiendo en por qué ninguno de ellos se pregunta si en Andorra son necesarias 8 administraciones. Sigo insistiendo en por qué nadie se pregunta si en Andorra se necesita toda ésa horda de Consellers en ésas 8 administraciones. Y como veo que ninguno se pregunta nada de nada, empiezo a observar cómo entre el pueblo, se supone que soberano aunque cada vez es más evidente que no lo es, crece el cansancio y la desafección por lo que aquí se sigue denominando "la política". Y como a ninguno de los de la "cuchipandi" que se ha apoderado del poder le interesa que cambie nada porque a ellos, tan solo a ellos, les va todo viento en popa y a toda vela, algún día les explicaré quién me dijo ésta frase para mayor burla, chacota y recochineo de todo el personal, pues sigamos haciendo más de lo mismo hasta que la realidad, la más cruda y dura realidad, les ponga a todos en su sitio, que algún día, deseo y espero no muy lejano, y que será el lugar que a todos ellos les corresponde de verdad.

¿A quién diantres le interesa a estas alturas del cada vez más sombrío panorama las próximas elecciones? ¿A quién diantres le interesa ir a votar unas elecciones que más bien parecen el "coto cerrado" de unos pocos? ¿Quién se va a interesar por unas elecciones a las que el que no sea de la "cuchipandi" ni cuenta para nada, ni se puede presentar? O eres de la "cuchipandi", y la "cuchipandi" ya se ha extendido hasta las posiciones que no hace tanto la criticaban incluso más que yo, o no existes en éste país.

 

 

El batiburrillo en el que la "cuchipandi" ha convertido la política, y en el que se pueden observar con más que tristeza alianzas hasta hace nada inverosímiles, ilógicas, inconcebibles e irracionales, no hacen sino provocar el alejamiento, la desafección, el desapego, el desentendimiento, el desinterés, la frialdad y la indiferencia en un pueblo que cada vez parece más adormecido, aletargado, amodorrado, dopado, entumecido, inmóvil, insensiblesoñoliento, y se le ve más incapaz de querer intentar defender ni lo suyo propio. ¡¡Qué pena, penita, pena!!

 

 

A mi modo de ver ya no se trata ni siquiera de a quién votar. De lo que se trata ahora es de saber qué hacer el 15 de diciembre. Y es que viendo todo lo que se presenta en mi parroquia, que se voten entre ellos, de verdad. Puede que de ésta manera se bajen del burro, aunque no lo creo, y empiecen a escuchar al que se supone es el pueblo soberano. Y si escuchan al pueblo soberano puede que hasta se den cuenta que reclama, desde hace años, las listas abiertas. ¿Qué problema, a la "cuchipandi" ésa idea le horroriza porque se les acaba el bròquil, hay en que en Andorra haya listas abiertas? ¿Qué problema hay en que se deje de tirar de lo que hoy en día son auténticos dinosaurios cada vez que hay elecciones? Puede que en Andorra no haya monarquía, ni aristocracia, pero lo que existen son varias "sagas" formada por aquellas familias de toda la vida, a la que se les han sumado los advenedizos de turno sin que se dieran ni cuenta, que no quieren dejar el poder por miedo a tener que competir en las mismas condiciones que el resto de la población. Si no, ¿por qué siempre vemos los mismos apellidos? Alguna vez cambia el primero porque alguno aún no ha tenido el valor de cambiárselo o todavía no reniega de su progenitor, y casi siempre cambia el segundo apellido, pero son los mismos apellidos de siempre. Los apellidos de todos los herederos de los herederos de las "sagas". 

 

 

Y al que se supone pueblo soberano, ¿qué más necesita para decir de una maldita vez ¡BASTA!? Basta ya de más de lo mismo. Basta ya de inmovilismo. Basta ya de tanto y tanto dinosaurio recuperado del parque jurásico. Basta ya de seguir mareando la perdiz, legislatura tras legislatura. Basta ya de tanta y tanta mediocracia, porque lo que sigue a los mediocres son los inútiles. Basta ya de tanta y tanta endogamia. Basta ya de tantos privilegios a familiares, parejas y amigotes. El que tenga empresa familiar que tenga el valor de colocar a familiares, parejas y amigotes en sus empresas. ¿Por qué, si son tan válidos, no lo hacen? Puede que no lo hagan, porque no sean tan válidos...

 

 

Y como todo esto se ha convertido en una total sinrazón, el próximo 15 de diciembre no pienso ir a votar. Si mi salud no me lo impidiera, me gustaría ir a recibir el invierno en un sitio cálido, como he hecho siempre que he podido. Pero como sé que me lo impedirá, el plan B podría consistir en ir a pasar ése fin de semana a algún sitio cercano a Lleida y que me encanta. Pero como puede que tampoco pueda realizarlo, al final me acercaré a almorzar a Llorts para intentar seguir empapándome de la verdadera Historia reciente de Andorra. Debería ser obligatorio que las escuelas llevaran a sus estudiantes a sitios como ése para que aprendieran la realidad y no lo que les cuentan, que no se parece en nada a lo que pasó. Y después del almuerzo, nada mejor que una buena siesta que me permita estar bien despejado para que cuando llegue la noche, y se haya realizado el recuento, no me pille desprevenido tener que volver a escuchar otra vez lo mismo. 

 

 

Puede que el presente sea vuestro. Pero el futuro, aunque yo no lo vea, será nuestro. Y será nuestro no por convicción ni por planteamiento, sino por necesidad. Y cuando las cosas se tienen que hacer por necesidad la pregunta que habrá que hacerse es: ¿por qué fuimos todos tan bobos de haberles consentido que nos llevaran hasta ahí?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices. 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.