Que todo esto era más que previsible lo sabían hasta los más pequeñajos del lugar, esos que esta semana han comenzado párvulos. Tan solo era cuestión de sentarse, ponerse cómodo y pedir unas cuantas raciones de palomitas gigantes.

 

 

La "cuchipandi" anda muy nerviosa porque la "cuchipandi" languidece, porque la "cuchipandi" se marchita, porque la "cuchipandi" se acaba, porque la "cuchipandi" desaparece. Ellos que en su día, de las maneras más inadecuadas, se hicieron con el poder y que en sus más íntimas ñoñerías llegaron a creerse que lo suyo iba a ser forever and ever, empiezan a ver las orejas al lobo en forma de las repercusiones que todos sus malvados actos les van a acarrear. Y es que como se suele decir, lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible. Y no nos hemos cansado de anunciarlo, y volverlo a anunciar, y de repetirlo, y volverlo a repetir, desde hace ya más de cuatro años y medio. 

 

 

Ayer nos enterábamos que en España por fin un juez ha sido condenado a seis años y medio de cárcel, y dieciocho de inhabilitación, por prevaricación, cohecho y falsedad en documento oficial, además de tener que indemnizar a la víctima con 60.000€. ¡¡AVISO A TODOS AQUELLOS NAVEGANTES QUE SE CREEN INTOCABLES!!

Hoy nos enteramos que el ínclito exministro de finanzas y exportavoz del Govern dels millors habría intentado colocarse en PwC, una de las Big Four, que fue la encargada de realizar la auditoria de Banca Privada d'Andorra. (Por lo visto desde la dirección europea de PwC se ha intervenido contundentemente para impedirlo). Ya se sabe que el siembra vientos recoge tempestades...

 

 

Salgan a la calle y pregunten a cualquiera del colectivo que quieran por la opinión que tienen sobre aquel nefasto triunvirato que llevó éste país al fondo de todos los fondos. Escúchenles con atención y después saquen sus propias conclusiones. 

 

 

Y aquí no se acaban los problemas para la "cuchipandi". Las recientes noticias sobre las prácticas del visto y no visto Presidente de la Fundación Tutelar han levantado lo que en principio no se debía haber levantado nunca. Y lo ha hecho de una manera tan virulenta que los que pretendían ser los herederos del Govern dels millors van a acabar salpicados por las actuaciones de algunos de sus "cuchipanderos altivos", que los hay, y en cantidad. El supuesto, al que en todos los mentideros del país ubican en una localidad cercana a Salou esperando que sus amigos cuchipanderos intenten justificar sus prácticas como las de un pertubado temporal, muy perturbado temporal no debe estar desde el momento que no aparece por el país, podría ser uno de ellos y podría ser que el día que se sienta abandonado por los de la "cuchipandi" tire de la manta. ¡Quina por! Y éste es el gran miedo que se ha instalado entre los que ocupan los mejores y más altos cargos en Prat de la Creu 62-64, porque son algunos de ellos los que le pusieron ahí. Y anteriormente también lo hicieron en la EENSM

 

 

Hay cosas que son imposible justificar, las intenten disfrazar como quieran que las intenten disfrazar. Porque al final, y el país es lo suficiente pequeño, todo se sabe. E intentar justificarlas bajo el manto de tema social o de prueba piloto, lo que en principio no es más que una simple y vulgar cabezonería de una madre, extralimita lo razonable. No conviene olvidar que un tal Josef Mengele Hupfauer lo intentó hace ya unos cuantos años en una especie de plácida autobiografía para intentar justificar sus atrocidades cometidas contra los judíos en la II Guerra Mundial. Según él, lo hizo para que la "ciencia avanzara". 

 

 

Y si triste es que te contraten por barato que no por bueno, muchísimo más triste debe ser que lo hagan por ser miembro de la "cuchipandi". Y encima pagando todos. El hecho de haber consentido la adopción de políticas endogámicas, de amiguismo, de favoritismo, de predilección, de privanza, de favor, de privilegio, de enchufe y de el nepotismo total y absoluto, debería de llenar la cara de vergüenza a los consentidores. (Pero cada día que pasa estoy más convencido que no tienen ninguna vergüenza). Confiar en los peores, en los indolentes, en los vagos, en los desidiosos, en los abúlicos, en los abandonados, en los dejados, en los descuidados, en los gandules, en los indiferentes, en los flojos, en los negligentes, en los apáticos, en los haraganes y en los perezosos jamás ha sido una buena decisión. Y si lo anterior es deleznable, mucho peor lo es depositar la confianza en taimados, falaces, engañosos, mentirosos y maquiavélicos

 

 

Utilizando la razón de la fuerza os permitisteis el lujazo de pisotear a quiénes no debiais haber pisado nunca. Y ahora va a ser la fuerza de la razón la que va a acabar con todos vosotros. Y lo va a hacer de la manera más cruel posible; os va a hacer probar vuestra propia medicina a ver qué os parece. ¡¡Bye!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices. 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.