Aunque no me ataña personalmente he de confesarles que voy siguiendo con sumo interés el juicio que se celebra en Madrid, más que nada para poder comprobar hasta dónde son capaces de llegar los más incapaces para que ante la falta total de pruebas de peso que justifiquen la mayor, intentar seguir saliéndose con la suya, pese a quién le pese y caiga quién caiga. 

Y el disparate galáctico en el que se ha convertido éste mal llamado "juicio", no tiene parangón. A los acusados, esos que se sientan en el banquillo del mismo nombre para que no se me confundan ustedes, se les acusa, entre otras muchas barbaridades, de rebelión, sedición y malversación. Y en mi humilde opinión todo ello no hay por dónde cogerlo y menos cuando ves las pobres actuaciones de fiscalía, abogacía del estado y acusación particular, y la de algunos de los testigos, que son los que no están sentados en el banquillo de los acusados, lo cual vuelvo a especificar otra vez para que no se me confundan ustedes. Y uno que hace muchos días que peina alguna cana no puede dejar de pensar que aquí nos hemos bebido todos el entendimiento y que siguiendo su pobre línea argumental pretenden seguir tomándonos por tontos a los que tontos no somos. 

 

 

El delito de rebelión está contemplado por el artículo 472 del Código Penal español y establece que "son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente" para, entre otras instancias, "declarar la independencia de una parte del territorio nacional". Se trata de un delito grave, que la última vez que se aplicó España fue a algunos de los implicados en el golpe de estado del 23 de febrero de 1981.

 

 

El delito de sedición figura en el artículo 544 del Código Penal español y dice que que se aplica a los que, "sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales". La violencia es la palabra clave en el delito de rebelión y lo que le diferencia del artículo de sedición, que, aunque tiene una redacción similar, habla de aquellos que se alcen "tumultuariamente", en lugar de "violentamente".

 

 

Pues bien, habiendo escuchado al tal "m.rajoy", perdón a Mariano, no vaya a ser que mi comentario entorpezca alguna investigación del más alto copete, el otrora amigo de Antonio, habiendo escuchado a Soraya y habiendo escuchado al tal Juan Ignacio, además de a la fiscalía, a la abogacía del estado y a la acusación particular, resulta que toda la violencia que hubo fue que 7 coches, resulta que al final fueron 3, de las fuerzas del orden público fueron "devastados". Resulta que Soraya y Mariano ante la previsión tan "acertada" que en Cataluña ése día iba a haber tanta violencia, lo pasaron todo el día en Moncloa. Y ahora resulta que ni Soraya, ni Mariano, ni Juan Antonio saben lo que pasó, y por lo visto aplicaron el 155 "a la buena de dios nos queremos los dos, Lupita". Resulta que ni la fiscalía, ni la abogacía del estado, ni la acusación particular, siguiendo el juicio, apenas han preguntado por la tan "acertada" violencia. 

 

 

Resulta que a diferencia del 23 de febrero de 1981, y ante la tan "acertada" previsión que en Cataluña iba a haber tanta violencia, en vez de sacar los tanques a la calle y movilizar a la Capitanía Militar de Cataluña, se mandaron efectivos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. Resulta que salvo la señora secretaria judicial, ése día, todo aquel el que quiso entraba y salía por la puerta de Vicepresidencia de Govern. Resulta que muchas de las personas que estaban allí congregadas fueron a comer, a merendar y a cenar... 

Como también ha declarado Cristóbal, el ministro español que vino con Mariano a Andorra a "llevarse lo mejor para España", fue delirante escuchar de su boca que el "referéndum" no sabe cómo se pagó, pero que está más que convencido que no fue con dinero público. Como igual de delirante fue escuchar a Soraya espetar que "todo aquello que no se publica no tiene efecto". ¡¡Pa' mear y no echar gota!!

Si no se pagó con dinero público, ¿dónde está la "malversación"? Si no se registró, ergo nunca llegó a existir, ¿dónde está la "sedición"? Si no hubo violencia por parte de la ciudadanía catalana, habría que recordar a todos estos fenómenos que también recibieron todos los palos del mundo mundial los ciudadanos que se abstuvieron y aquellos que votaron en contra del referéndum, ¿dónde está la "rebelión"? ¿Qué hacen todos esos acusados, que son los que se sientan en el banquillo de su mismo nombre, para que ninguno de ustedes se me confunda, privados de libertad? ¿Nadie va a parar ésta locura total?

Éste es el patético nivel de los que se han apropiado del poder en España. Gente con escasa preparación, donde apenas un 36% de ellos tienen alguna experiencia profesional fuera de sus partidos. Gente a la que la partidocracia, con sus listas cerradas y ausencia total de democracia interna, aplica de manera cruel el rodillo que aplasta a los talentosos y margina las propuestas de los más audaces. Los mejores ni se plantean una carrera de servicio público y huyen de un oficio que vive uno de sus momentos de mayor desprestigio. ¿Quién de ustedes, con la mano en el corazón, piensa que alguno de estos va a solucionar algo?

Y como son una panda de torpes, nulos, ineptos, inútiles, ineficaces, indocumentados, inhábiles, incapaces, flojos, baldragas y auténticas calamidades como políticos, se han apoderado también de la justicia para que no vaya contra ellos. Y cualquier juez que ose ir contra ellos, se le releva de su puesto y punto. Y con ése relevo también se manda un mensaje implícito al resto de jueces: "el siguiente, como no te portes bien, puedes ser tú". Y como consecuencia de ello es entonces cuando vemos los esperpentos de juicios que pretenden ser "ejemplares". 

 

 

Y cuando no se puede justificar la mayor, es cuando se entra inequívocamente en el mayor de los ridículos continuados que uno se puede echar en la cara. Es cuando sin ser en absoluto "independentista", el personal se convierte. (Mariano, y todos los de su partido, han creado más independentistas que los propios catalanes). 

Es cuando te preguntas por qué Alexandre Rosell Feliu y su socio Joan Besolí Ribalta han pasado 643 en prisión preventiva. Es cuando te preguntas por qué Joan Pau Miquel Prats pasó 22 meses en la misma situación. Es cuando te preguntas por qué tras cientos de miles de horas de auditoría, tras cientos de auditores que miraron hasta debajo de las alfombras, tras casi 4 años del INFAME 10 de marzo del 2015, ¿dónde está la justificación de la mayor que llevó al FinCEN a hacer lo que hizo y al Desgovern dels millors, en funciones, a rematar la faena? (Para los desmemoriados, para los que aún parecen padecer ése Alzheimer selectivo y para los que simplemente no quieren recordar, decir que la "justificación mayor" de lo que se hizo con Banca Privada d'Andorra hace años que ha desaparecido). Y como que hace años que ha desaparecido los del panfleto oficial del estado, bajo el dictado de sus más altos gerifaltes, intentan justificar lo injustificable con todas las sandeces que en su pequeñísimas cabezas improvisan: que si los guasaps, que si una constructora brasileña, que si... Auténticas bobadas que ni la suma de todas ellas justificaría una leve sanción por parte del regulador. 

 

 

Hay que deshacerse de toda esta panda de torpes, nulos, ineptos, inútiles, ineficaces, indocumentados, inhábiles, incapaces, flojos, baldragas y auténticas calamidades como políticos que en el peís se han apoderado de todos los poderes: legislativo, ejecutivo y judicial. Y el próximo 7 de abril tenemos la inmensa oportunidad de mandarlos a todos a su casa de la que nunca, visto lo visto y padecido lo padecido, deberían haber salido. Nadie, ninguno de todos aquellos que han participado por activa y por pasiva en el desmán, exceso, tropelía, desafuero y barbaridad aquí cometidos debería poderse presentar en ninguna lista de ninguna candidaturas. Y si a ellos les falta el sentido común, el "seny", el pueblo soberano, sabio él, lo tendrá que aportar.  ¡¡Entre todos lo conseguiremos. Querer es poder!!

 

 

 

 

¡¡En las próximas elecciones no les demos ni un solo voto!!

¡¡Ja no us tenim por!!

 

 

 

 

 

Intenten ser felices.

 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.