“En el pecado lleváis la penitencia”

Éste viejo refrán español nos viene a advertir que cada cual pagará las consecuencias de sus actos. Dejando de lado los enfermos mentales, personas que por lo que dicen los entendidos son incapaces de diferenciar el bien del mal, el resto de los humanos estamos capacitados para distinguir perfectamente cuándo hacemos bien o mal, y sabemos que cuando obramos mal nuestra conciencia nos va a machacar inexorablemente. Cuando nuestra más alta autoridad, el día más INFAME de toda la Historia de Andorra, se presentó delante de todos los medios de comunicación nacionales e internacionales y MINTIÓ DESCARADAMENTE al decir: “AYER las autoridades americanas responsables de la lucha contra el blanqueo de dinero nos comunicaron que HOY, esta misma tarde, se haría pública una declaración en la que se califica Banca Privada de Andorra de – y cito textualmente – entidad sometida a “preocupación de primer orden” en materia de blanqueo de capitales”, era consciente de la que se iba a liar? Era consciente que SU MENTIRA no se iba a poder sostener indefinidamente en el tiempo? Era consciente que los propios suyos, en un principio creyendo casi “fanáticamente” a su líder, seguirían apoyando SU MENTIRA ilimitadamente? Era consciente de que más allá de nuestras fronteras existen medios de comunicación imparciales, y que irían sacando la verdad a medida que esta fuera saliendo? Era consciente que UNA MENTIRA por mucho que se repita jamás se convertirá en una verdad? Era consciente que hoy en día no se puede llamar “traidores” ni manifestar “su más profundo desprecio”, en El Consell General, a los que nunca se tragaron SU MENTIRA? Era consciente del daño irreparable que iba a ocasionar a afectados, clientes, trabajadores y propiedad? Era consciente que, en muchos casos, han habido, y hay, personas a las que su decisión les está costando su salud? Era consciente de algo...? No me entra en la cabeza que éste hombre, y su círculo, no sufra al observar el daño que su acción ha provocado en familias enteras. Él también tiene conciencia. Como en todo proceso, el caso BPA ha tenido el suyo. Una primera etapa de ensañamiento y escarnio, vociferado por los ecos de las voces de sus amos, en la que se trato a la propiedad de delincuentes para arriba. Querían “sang i fetge” como le oí decir a un memo del tres al cuarto. Había que culpabilizarlos de todo y con todas las armas que se tuvieran al alcance. Arruinarlos y desprestigiarlos. Esa era la consigna. (De la obediencia debida, ya hablaremos en otro artículo). En esos momentos tan violentos, duros y cruciales, dónde estuvo la oposición...? En una segunda fase un pequeño grupo de “antipatriotas”, según ellos, empezamos a sembrar dudas razonables. No podía ser que los EEUU hubiesen actuado de esa manera contra una entidad andorrana por motu propio. En qué cabeza podía caber eso? Era evidente que los EEUU jamás podían actuar de esa manera, tal y como ellos mismos expresaron en su informe en el que “agradecían a las autoridades andorranas su cooperación”. Qué autoridades fueron las que estuvieron cooperando? En esta etapa es lamentable que para hacer callar a afectados, clientes y trabajadores se haya utilizado todo el rodillo de poder. Pero es aún más lamentable observar cómo estos últimos se han dejado avasallar. Dónde queda la dignidad humana? Hasta qué punto se puede llegar a ser sumiso? En la tercera fase aparecerán, ya están apareciendo, los “patriotas” reconvertidos en “antipatriotas” llevados por las innegables evidencias. Todo éste colectivo lo forman todos aquellos que, cual veletas, cambian de opinión al ver que gira el viento. (A estos tanto les da hacía dónde sopla el viento, siempre que sea a su favor), Mientras ustedes disfrutan del gran parón vacacional de verano, sepan que en Andorra hay muchas familias angustiadas, muchos empresarios preocupados y muchas, demasiadas, cada vez más, incertidumbres. Y que les conste a todos ustedes que la solución siguen siendo fácil, muy fácil. Una última reflexión: quieren saber cuántos banqueros se han intentado poner en contacto con la propiedad. Llámenme atrevido pero les voy a dar la respuesta sin equivocarme de uno: NINGUNO.

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.