Como no podía ser de otra manera el "castillo de naipes" que Antonio, su (grupo) político, DA, y su Govern dels millors han pretendido ir montando desde la primavera del 2014, para que el resto de la ciudadanía nos lo pasáramos sin agua ni vaselina, ¡a lo bruto que hace más daño!, se derrumba. Y eso que es arquitecto.

 

 

Hasta su más inefable escudero, el ínclito ministro de finanzas y portavoz del Govern dels millors, manifiesta "necesitar hacer un paréntesis y descansar". (Bendito sea dios). Estoy más que convencido que no se va. Le echan. Y le echan porque el que de verdad maneja las "titelles" es consciente que a estas alturas de la película de terror que nos ha hecho vivir a todos, y con unas elecciones YA más que cantadas, porque no les queda otra, su presencia resta mucho más que suma. Y tanto que resta. ¿Quién puede volver a depositar su confianza en él?

Antonio, que siempre ha sido muy bueno en política de bar de pueblo, contando votos y otras cosas que se hacen en los bares de pueblo, no calculó en aquella primavera del 2014 que estaba firmando su propia sentencia. No fue consciente que al no de defender a uno de los suyos, y al decir uno de los suyos me refiero a ciudadanos y entidades andorranas, que era su obligación puesto que para eso tendría que haber sido el Cap de Govern, aunque sea sea dels millors, de ¡TODOS! los andorranos y no solo el de unos cuantos "compiyoguis", y servir en bandeja de plata la cabeza que decidieron servir a España y a los EE.UU., para intentar tapar las vergüenzas de los verdaderos jaleadores e instigadores de toda ésta patética y absurda conspiración contra el Grupo BPA, se estaba cargando la plaza financiera andorrana en su totalidad, como así se está viendo. Y por mucho "tour" que pretendan hacer por Madrid, Londres, París, Frankfurt, o donde quieran que tengan intención de ir, Andorra, financieramente hablando, no cuenta en absoluto para nada. 

Antonio, al que apenas le quedan, desgraciadamente para el resto de la ciudadanía, unos meses de legislatura, se niega a irse sin dejarlo "todo atado y bien atado", ¿les suena la frase?, ya que es conocedor que las consecuencias de su error de cálculo en aquella primavera del 2014, le va a traer muchos y muchos quebraderos de cabeza. Y también debe ser conocedor que fuera de su despacho de Cap de Govern dels millors hace frío, mucho frío. Y necesita, más que el respirar, un "sucesor" que se comprometa a no levantar las alfombras. 

Pero Antonio tiene un problema. La desbandada de los que él creía suyos, los de DA, hace tiempo que ha comenzado. Y que hasta los que no han pintado nada, o menos que nada, pero que han sido cómplices, desde el tuétano hasta las trancas, en todo lo acontecido desde el INFAME 10 de marzo de 2015, se le han rebelado y se permiten afirmar que Antonio no va a elegir al candidato de DA. (Antonio, no deberías haber olvidado aquel refrán de criar cuervos...). Eso es lo que tiene rodearse de "compiyoguis".

Sus peores y más terribles pesadillas deben versar en la posibilidad de un nuevo gobierno que, arbitrariamente,  nombre fiscales y jueces a su entero capricho, y a dedo, por descontado, y que tales fiscales y jueces, como por arte de magia, le pudieran meter en prisión provisional 22 meses y le negasen una y otra vez el acceso a pruebas que pudieran demostrar su inocencia, y que la justicia le tirase para atrás, una y otra vez, todos sus recursos. Menudo panorama se te presenta Antonio.  

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices.

 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.