Imagino que el 31 de diciembre debe ser uno de los días más complicados en Urgencias Médicas. Imagino que el día que se prendió fuego la bastida de Els Serradells debió ser uno de los días más complicados para Bomberos, Policías y Urbanos, entre otros muchos cuerpos. Pero lo que jamás he leído el 1 de enero, ni el día siguiente al fuego de Els Serradells, es que ninguna Urgencia Médica, ni ningún cuerpo de Bomberos, Policía y Urbanos, entre otros muchos, haya emitido ningún comunicado parecido a esto: "Ha estat un dia complicat als carrers de tot el país, però heu tornat a dipositar tota la vostra confiança en nosaltres, pero informar-vos, per fer servei públic i de proximitat. Gràcies".  

Tampoco he visto nunca que ningún responsable de cualquiera de los cuerpos anteriormente mencionados haya sacado pecho de lo realizado por sus equipos. Y menos que ningún ministro, en el pleno uso de sus facultades, lo haya hecho. La gente que forma parte de todos esos servicios públicos, a los que mucha gente cuestionan, están ahí para cuando se les necesita, y ojalá no se les tuviera que necesitar nunca. Se forman constantemente, progresan en todas y cada una de sus especialidades, se han convertido en auténticos profesionales a la altura de los mejores. Son los que cuando todos nosotros corremos en una dirección, la de salvar nuestra vida, ellos lo hacen en la dirección contraria. Son los que, con todo el conocimiento de lo que les puede pasar, se meten en los sitios que el resto quiere salir. Y aún hay gente que les cuestiona...

 

 

Cuando alguien se dedica al "servicio público", lo hace todos y cada uno de los días del año. Cuando alguien se dedica al "servicio público" lo hace sabiéndose "servidor", que no "servido", del pueblo. Cuando alguien se dedica al "servicio público" lo hace sabiendo que su sueldo sale de los impuestos de todos y cada uno de nosotros. 

Cuando alguien accede a un cargo de confianza en el sector del "servicio público", lo hace todos y cada uno de los días del año. Cuando alguien accede a un cargo de confianza en el sector del "servicio público" lo hace sabiéndose "servidor", que no "servido", del pueblo.  Cuando alguien accede a un cargo de confianza en el sector del "servicio público" lo hace sabiendo que su sueldo sale de los impuestos de todos y cada uno de nosotros. Y cuando alguien accede a un cargo de confianza en el sector del "servicio público" lo hace sabiendo que un día u otro eso se va a acabar.

 

 

Prestarse de forma lamentable a formar parte del juego de los que en ése momento mandan, siempre es "pan para hoy y hambre para mañana". ¿Quién en el sector privado va a querer a un "lamebotas" y mucho menos a precio de oro? Absolutamente nadie. Ya les he comentado que a los mediocres que se han apoderado del poder en éstas latitudes del mundo, se tienen que rodear de otros muchos más mediocres que ellos para que ejecuten todas y cada una de sus arbitrariedades sin cuestionarlas. ¿Cómo se van a rodear de gente con dos dedos de frente que les cuestionen y les indiquen que lo que están haciendo es una auténtica salvajada? ¡¡IMPOSIBLE!!

 

 

Y para que todos aquellos que actualmente ocupan algún puestecillo de estos, y con el único afán de ayudarles en su triste devenir, les voy a ayudar a que empiecen a despejar sus dudas. Cuando su puestecillo se acabe, siempre a posteriori, llegan las lamentaciones: "con lo que yo valía", "con lo que yo cobraba", "no entiendo que nadie me valore", "ellos se lo pierden"... Y tras las lamentaciones, llegan las depresiones: "necesito ayuda psicológica urgente para afrontar mi vida",  "esto no me puede estar pasando a mí"... Hasta que al final se tiene que aceptar la triste realidad: El puestecillo se te dio porque eras un memo de mucho cuidado, obediente, vasallo y sumiso. Y en el sector privado el ser memo, obediente, vasallo y sumiso, no cotiza. Más bien todo lo contrario. Los grandes empresarios quieren a su lado a gente con talento, gente que sepan mucho más que ellos, gente que sume, no que reste. Gente que aporte soluciones y no problemas. 

Y tampoco os va a valer de nada "borrar" todos vuestro tweets patrióticos. Todos y cada uno de los departamentos de RRHH de las grandes empresas ya han hecho pantallazos, y si no los han hecho ellos siempre habrá alguna "alma caritativa" que se los hará llegar. No os preocupéis. 

Y como primera solución para la nueva Andorra que llega habría que legislar que todo aquel que nombre "cargo de confianza" a algún memo a las tres quede automáticamente relevado de su puesto. ¡¡Fácil!!

 

 

 

 

 

 

 

¡¡En las próximas elecciones no les demos ni un solo voto!!

¡¡Ja no us tenim por!!

 

 

 

 

 

Intenten ser felices. 

Comentaris (2)

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.