Nos siguen queriendo hacer comulgar con ruedas de molino, y la culpa es toda nuestra

Si uno es un poco observador, se dará cuenta que de las 10 primeras marcas del mundo, 8 son norteamericanas y 2 son chinas. Y todas muy relacionadas con las nuevas tecnologías. Si observamos un poco más veremos que Zara, Inditex, ocupa el puesto 61. En Zara, Inditex, la apuesta por las nuevas tecnologías es apabullante. Tan solo hay que ver los resultados que presenta año tras año. Y es por ello que Pablo Isla Álvarez de Tejera ha decidido que su mano derecha, y nuevo Consejero Delegado de la firma, sea Carlos Crespo González, hasta ahora Director General de operaciones del Grupo. Desde su nueva posición como Consejero Delegado, y reportando al presidente ejecutivo, Carlos Crespo González será responsable de las áreas de Tecnología (Sistemas, Datos y Digital), Seguridad de la Información, Logística y Transporte, Obras, Asesoría Jurídica, Compras y Contrataciones, y Sostenibilidad, y definirá junto con el presidente ejecutivo la estrategia global de la compañía.

 

 

Lo que a cualquier observador avezado no se le escapa es que el tanto por ciento de cenutrios que hay en esas marcas, que los hay porque en todas las empresas privadas hay una cierta tendencia a "convertirse en una especie de ONGs", porque básicamente "se lo pueden permitir", es simplemente residual. Lo que está más que claro es que en los puesto claves no hay cenutrios. Eso se lo puedo asegurar. 

En ninguna de esas marcas emplearían a gente que aducen caídas del turismo de invierno de un ¡¡1'3%!!, por falta de nieve. El que haya tenido el placer de conocer a una de las personas que más ha sabido de nieve en Andorra, se acordara de sus sabias palabras cuando decía que los mejores inviernos para Andorra eran los que no nevaba mucho. Se llamaba Francesc Viladomat Lena, y el personaje que se esconde tras tan simple explicación jamás hubiera trabajado para él. ¡¡Ni harto vino!! 

En ninguna de esas marcas emplearían a gente que dirigen organismos públicos cuya "credibilidad" está directamente por los suelos, yo diría más bien por el subsuelo. Y mucho menos los ratificarían en el cargo. 

 

 

Y no lo dice un servidor. Son las cifras oficiales que desde otro organismo oficial han salido no hace tanto. "Ahí lo dejo", parafraseando a Gonzalo Boye Tusset

Ésta semana nos ha visitado la selección francesa de fútbol, actuales campeones del mundo. Y dejando a un lado el tema de la prisión provisional del Secretario General de la Federación Andorrana de Fútbol y de su Tesorero, la imagen que se ha dado de país la dejo a su libre albedrío. Pero para que puedan tener un mejor conocimiento a la hora de opinar, "ahí les dejo" unas imágenes para que vean todos ustedes en qué aviones han llegado los campeones del mundo al aeropuerto de Andorra-La Seu. Y suerte que ése día no hubo mal tiempo y pudieron aterrizar, porque si no habría que haberles ido a buscar a vayan ustedes a saber dónde...

 

 

Y mientras algunos de nuestros dirigentes se empeñan en seguir soñando que Andorra es un país "Champions League", los tontos que seguimos tocando de pies en el suelo vemos cómo irremediablemente vamos otra vez al desastre total. Y vamos al desastre total porque no hay, ni se le espera, contención del gasto público. 

 

 

Y es que uno de los problemas de toda ésta gente que se han apoderado del poder es que siguen viviendo en su The Cloud tan felices. Y todavía no han entendido que en el mundo hay empresas con muchos más trabajadores de los que cotizan en la CASS y que para el buen funcionamiento de las mismas no se necesita un futimé de ministros, otro futimé de secretarios generales, otro futimé de directores generales, ni otro futimé de cargos de confianza. Y que cuando el dinero no es el de uno propio, todavía hay que prestar más atención que cuando lo es. 

 

 

Y tal y como decía el GRAN Jaume Perich Escala, los problemas no han hecho nada más que comenzar. Y no han hecho nada más que comenzar porque por mucho que se empeñe el ínclito el primer capítulo no se ha cerrado. Ni tan siquiera se ha escrito del todo el preámbulo del prólogo y éste ya anda intentando cerrar capítulos. Y no será porque en infinidad de ocasiones no se les he avisado de lo que cualquier buenísima persona, la mejor que conozcan, puede llegar a cometer cuando alguien le expone a situaciones extremas. 

 

 

Y cuando cualquier observador avezado ve que ninguno de los que se han apoderado del poder ha tenido que enfrentarse con bancos, clientes, trabajadores, seguridad social, quiebras, eres, sindicatos, etc..., y ni mucho menos se han tenido que enfrentar a unos resultados, el observador avezado sabe diáfanamente que ninguno de ellos nos va a sacar del pozo sin fondo en el que todos sus "coleguis de cuchipandi" nos han abocado.

 

 

Y es cuando hay que empezar a dar medallas. Pero no a ellos sino a todos los que con nuestro mal hacer seguimos consintiendo que sigan en sus inmerecidas poltronas. Y si nos siguen tomando por tontos a las tres, es ya más que evidente, la culpa es del todo nuestra. Unos porque les han prometido vayan a saber qué. Otros porque simplemente ni fueron a votar. Otros porque fueron engañados a lo largo de la campaña. Y el resto porque tanto les da cuatro que cuarenta. La culpa es de todos. "No hay más ciego que el que no quiere ver y no hay peor sordo que el que no quiere oír". 

 

 

Y mientras la televisión pública sigue, y sigue, y sigue cayendo en credibilidad, en alguna ocasión me he llegado a preguntar si hay alguien que la mire, y la prensa afín y sumisa, ya no engañan a nadie, ve cómo sus cada vez más escasos lectores siguen, y siguen, y siguen, cayendo irremediablemente, los más tontos seguimos apostando por las nuevas tecnologías. ¡¡Es asombroso lo que llegan a hacer los matemáticos!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices. 

 

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.