Para reflexionar

Leo en El Confidencial de hoy, vean link aquí, una entrevista que Marta Medina del Valle ha realizado a Don Arturo Pérez-Reverte Gutiérrez en la que dice, y cito textualmente: "El problema que tiene ahora no sólo España, sino Europa, Occidente, es que el liderazgo está cayendo en manos de mediocres, porque todo el sistema educativo busca aplastar la inteligencia. El que levanta mucho la mano, el que no se integra en el grupo, el que no juega al fútbol en el equipo es mal visto. No sólo por los compañeros, sino por el sistema. Todo el sistema educativo está hecho para que cuando haya alguien que destaca, con criterio e independiente, destrozarlo. Para que no humille intelectualmente a los mediocres. Y en lugar de intentar que los mediocres se parezcan a los brillantes, a los brillantes se les aniquila para igualarlos al mediocre. Se está provocando un exterminio —no sólo en España, pero en España más, porque somos más gilipollas que otros—, un desmantelamiento de la inteligencia en nuestra sociedad. Quienes llegan al poder hoy son mediocres salidos del sistema, porque el que es independiente lo extermina el propio sistema. A la gente brillante los propios compañeros se lo cargan. Las masas nunca han guiado a los pueblos, son las élites quienes, moviendo las masas, han guiado a los pueblos. Nos hemos quedado sin élites. A las élites se las considera fascistas. Y sin las élites eliminamos la posibilidad de movernos. ¿Dónde están Adenauer, Churchill, Kennedy? Hasta los tiranos… ¿dónde están Stalin o Hitler? No hay personalidades, ni buenas ni malas. Y esto, por favor, matízalo. No estoy echando en falta a Stalin o a Hitler. Pero, ¿dónde están las personalidades que, para bien o para mal, movían al mundo?".

 

 

Añade a continuación: "Vivimos en una época de crisis, pero la gente no quiere verlo. Ha habido una crisis económica en España y en Europa y no ha servido para nada. Siempre esperamos que las crisis pasen para volver a lo mismo. No aprendemos nada. El europeo actual cree que las crisis son algo pasajero y que todo volverá a ser como antes. No se da cuenta de que el mundo es cambiante y que esta aparente normalidad en la que los teléfonos y los enchufes funcionan, esta aparente normalidad en la que la gente sale del paso y las mujeres son respetadas es un espejismo en un mundo mucho más áspero, violento y terrible. Porque en cualquier momento esta normalidad, este oasis de confort en el que creemos vivir puede irse al diablo. Basta una gota fría. Un tsunami. Una carne mechada". 

 

 

Y acaba con lo siguiente: "No leer un libro en todo el año no es malo. No es obligatorio leer. Si no quieren, que no lean. La cuestión es que no leen ni miran ni nada. Cuando ponen la tele ven a Belén Esteban en ‘Sálvame’. Hay muchas formas de educarse que no son la lectura. El libro no es un objeto sagrado que solucione el mundo. Una persona que no lee libros puede ser perfectamente lúcida y culta si ve la televisión como debe ser o se pone a buscar en internet algo que no sea tíos o tías en pelotas o hace algo más que matar marcianos. El hombre actual… el ser humano actual, quiero decir, mira la vida a través de la pantalla de un móvil o del ordenador. Es difícil que mire al mundo directamente, siempre a través de un intermediario que puede ser parcial y manipulable, lo cual es gravísimo. Nuestros abuelos sabían que el mundo era un lugar en el que había que mirar, porque si no morías. Había que mirar la luz, el árbol, el granizo, la nube que viene, el color del mar, el paisaje, los enemigos, bandoleros...Yo he salido por ahí con guerrilleros y los tíos se paran. Tú no ves, pero ellos sí. Esa capacidad de protegerse con la mirada, el ser humano actual la ha perdido. Ahora el semáforo se pone en verde, cruzamos, y no te preocupas de que puede pasar un coche y matarte. Y el mundo es un lugar hostil y peligroso, lleno de hijos de puta".

 

 

Y aquí estamos; justo donde el Bardo de Avon, William Shakespeare Arden, predijo en un lejano siglo XXVII. Con locos guiando a los peores ciegos, que son todos aquellos que no quieren ver. Y los peores ciegos siguen siendo la inmensa mayoría. ¡¡Qué pena!!

La irrupción de l'Altaveu, del que cada día que pasa me complace más formar parte, entre los medios de comunicación de Andorra, ha conseguido que todos ustedes sepan de una maldita vez lo que realmente acontece en el país. Y además lo saben de manera veraz y cómo dicen los anglosajones JIT, Just in Time. Y si como l'Altaveu Digital ya se les había barrido del mapa informativo, cuando se cambió a l'Altaveu, apenas hace unos meses, se ha vuelto a conseguir. Aquí les dejo la prueba:

 

 

Como todos ustedes podrán comprobar, además de los gigantes de Internet, buscadores, redes sociales, diarios deportivos y páginas para practicar en secreto el onanismo, tan solo un medio del país está por delante de l'Altaveu. Y le queda tan solo un telediario para volver a verse superado. También sirve de aviso a navegantes, a todos aquellos que siguen tirando su dinero al invertir en publicidad en medios que cada día llegan a menos gente. Y les podrán contar lo que quieran o intentar argumentar lo que se les pase por la cabeza. Pero los números siempre dicen mucho más que las palabras y encima no engañan. Y si los caminos del señor son inescrutables los de Internet son la remanguillé... Ahí tienen los números. Por mi parte, nada más que añadir. 

Ya sé que muchos de ustedes todavía viven atemorizados con la posibilidad de que desde el Sistema les sigan amenazando con lo que sea que les amenacen para que l'Altaveu siga siendo el medio proscrito. Pero no se me crean todas las tonterías que les puedan llegar a decir. Ellos, los del Sistema, los de la "Cuchipandi" son nuestros más fieles y fervientes lectores. Y si ustedes no lo saben, se lo pueden imaginar porque si no nos leyera nadie, ¿cómo puede ser que ocupemos ésa significativa posición?

 

 

Puede que si hubiera mucho menos onanismo y más de lo que pone en el cartel de Mortadelo, se fastidiaría muchísimo menos al resto del pueblo. Y el resto del pueblo son todos aquellos que no forman parte de la "Cuchipandi" o del Sistema

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices.