¿Què esteu fent amb Andorra, i qui ho està fent?

¡¡Lo han vuelto a hacer. Otra vez más. Lo han vuelto a hacer!! 

Desde luego que no voy a entrar en el fondo de la cuestión, tiempo habrá para hacerlo, pero sí que lo voy a hacer en las formas porque las considero totalmente inapropiadas. No es de recibo cómo se hacen éstas cosas en Andorra. Y para ello basta con recordar cómo en el INFAME 10 de marzo esperaron al cierre del banco, más allá de las 17h. El pasado 16 de agosto, la nueva intervención de una entidad financiera andorrana se ha hecho un viernes de puente, porque el jueves fue fiesta, y un poco antes de las 15h., hora de cierre en el horario de verano. Y así no se hacen éstas cosas. A lo largo de estos cuatro años he leído cantidad de noticias que hablan de intervenciones en entidades financieras, en otros países. Y todas ellas se realizan a primera hora de la mañana. Les dejo un par de ejemplos en modo foto: 

 

Deustche Bank, Frankfurt

 

ICBC, Madrid

 

 

En esos países, que seguramente para nuestras ilustradas autoridades no deben de saber hacer la cosas, la policía entra en la entidad, se bloquea todo aquello que se haya que bloquear y todo aquello que tenga que ver directa o indirectamente con lo anterior, se manda a los responsables directos de lo bloqueado a casa, para que no interfieran en las investigaciones y llegado el punto, al final de la intervención, si hay delito administrativo se impone una multa y si ha delito penal, una condena a todos los responsables. La entidad mientras tanto ha seguido trabajando como habitualmente lo ha hecho siempre, apenas se ha creado alarma social y, sobre todo, se ha evitado que los clientes acudan en masa a retirar su dinero. 

 

 

Pero claro está que eso solo pasa en países que seguramente para nuestras ilustradas autoridades no deben de saber hacer la cosas.

Que desde hace años se sabe que el otrora INAF, ahora AFA, se iba a hacer cargo de la supervisión de las compañías de seguros, es palmario. El ínclito ya se encargó en su día de anunciarlo a bombo y platillo. 

 

 

No obstante, por lo que vamos observando y padeciendo, todos estos señores deben de tener distintas varas de medir. En mi último artículo del pasado 16 de agosto de 2019, escribía textualmente: "Andorra, y desde ésta tribuna no me he cansado de repetirlo, tenía la realidad que tenía, venía de dónde venía y era lo que era. Y si en un momento alguno de sus dirigentes "optaron", o les "hicieron optar", por dejar de ser un paraíso fiscal, que puede que jamás de los jamases lo sepamos, sus dirigentes deberían haber exigido un periodo de transición, una amnistía fiscal para todos aquellos que en su día confiaron en el Peís y una enorme tolerancia por si la transición no se hacía como es debido, cosa harto difícil observando la ineptitud de muchos de ellos. Pero no se hizo, y la chapuza cósmica que todos ellos han cometido durante dicha transición ya ha pasado a la Historia del Peís. Y hay tanta y tanta buena gente pagando las consecuencias, que no os lo podéis llegar a imaginar".

No deja de sorprender la grandiosa tolerancia que el mismo regulador está dando, por ejemplo a una entidad bancaria, para adaptarse a su ritmo a las nuevas normas que exigen las nuevas leyes, recuerden que no les dejan repartir dividendos hasta de aquí unos años, o la venta realizada en España el pasado 25 de julio para poder capitalizarse como es debido. La pregunta entonces surge fácil, ¿por qué a unos se les consiente tanto y a otros no se les consiente nada?

Voy a tener que reescribir lo que ya escribí un no tan lejano 26 de marzo de 2015 en el foro de Facebook JO RECOLZO ELS TREBALLADORS I AFECTATS DE BPA , JO SOC ANDORRÀ, cuando la intervención de Banca Privada d'Andorra: "En mi humilde opinión han convertido un caso totalmente controlable por el regulador pertinente, Fiscalía, Batllia, o en su caso por la policía judicial o fiscal, en un problema financiero de gran envergadura". 

Desde aquel INFAME 10 de marzo de 2015 no me he cansado de repetir que ningún inversor, absolutamente ninguno, con cara y ojos iba a apostar por Andorra, y que todos ellos habían puesto sobre Andorra una inmensa cruz roja en todo aquello que tenga que ver con posibles inversiones. ¿Quién en su sano juicio va a invertir en un país con una falta absoluta de seguridad jurídica? Y así han ido pasando los años, ya más de cuatro, y aquí no ha venido ninguno de todos aquellos inversores que desde el establishment nos han pretendido vender. Humo, desde el establishment lo único que nos han vendido es humo. 

Y cuando de golpe aparecen unos inversores cataríes dispuestos a invertir en el país, vía una compañía de seguros, quién sea, o quiénes sean, decide, deciden intervenirla. Como por arte de birlibirloque. ¿Casualidad? Ya saben que yo no creo en las casualidades, y voy a tratar de explicarme. El pasado 14 de agosto a las 18h 45', l'Altaveu sacó la siguiente noticia: "Inversors del Qatar entren en l’accionariat d’Assegurances Generals per dotar-la de muscle financer", vean link aquí. Que el contrato de Partnership Agreement entre la catarí SAMA GLOBAL INVESTMENT y la andorrana ASSEGURANCES GENERALS existe, y que fue firmado el pasado 23 de julio, es fácil de comprobar:

 

 

Que el vicepresidente de Govern estaba informado, también es más que evidente: 

 

 

Entonces, ¿qué ha pasado entre el miércoles 14 de agosto a las 18h 45' y el 16 de agosto a las 14h 30', teniendo en cuenta que el 15 de agosto fue fiesta, para que ASEGURANCES GENERALS haya acabado siendo intervenida? ¿Además del vicepresidente de Govern, quién o quiénes de Govern estaban al caso de la operación? ¿Acaso no es cierto que el Consejo de Administración de AFA no estaba al corriente de dicha intervención? Y si es verdad que el Consejo de Administración de AFA no estaban para nada al corriente de la intervención, quién o quiénes tienen el poder de intervenir así? ¿No fue Govern el que forzó al Presidente de AFA a continuar en el cargo?

No les ha  faltado tiempo a los habituales de siempre, recuerden que con la intervención de Banca Privada d'Andorra ya lo hicieron, para salir en todas las redes sociales a proclamar sus conocimientos; y me quedo especialmente con uno de ellos, "crónica de una muerte anunciada", que si algún día tengo tiempo y ganas les explicaré cómo fue su salida de una entidad bancaria del país y a lo que se dedicaba su vástago con las unidades inmobiliarias de las que tenía llaves. Pero tengo que tener tiempo y ganas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices.