Esto tiene muy mal aspecto

Uno, al que no se le acaba nunca la capacidad de ser curioso, y espero que no se me acabe nunca, va leyendo constantemente artículos, de lo más variado, e intenta sacar sus propias conclusiones. Y todo lo que leo me produce dolor, un gran dolor. Aquí les dejo un par de ejemplos:

Deutsche Bank considers up to 20,000 job cuts

Libra and Calibra: Facebook’s cryptocurrency explained

 

 

Dolor ante la total incapacidad manifiesta de todos nuestros dirigentes frente a la que se nos avecina. Dolor al observar cómo auténticos panolis del tres al cuatro se empecinan en pretender dirigir a sus países, sin entender absolutamente nada de lo que está ocurriendo en el mundo. Y es que en el mundo, desde la irrupción de Internet, está viviendo una de las mayores revoluciones que han habido en toda la Historia de la humanidad. Dolor al comprobar, otra vez más, la poca clase de la "clase" política. Dolor al verificar, de nuevo, que por unas cuantas monedas cualquiera se somete a lo que sea. (Algunos, incluso, hasta por un triste y desgraciado plato de lentejas). 

 

 

¿Me pueden decir cuántos ministros con perfil tecnológico han habido al frente de lo que debería ser un nuevo e innovador ministerio, y que tendría que hacer años que se debería haber creado, capaces de tomar las grandes decisiones estratégicas ante las nuevas y apasionantes tecnologías? Ustedes mismos. 

Que la crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer, se debería enseñar en párvulos en todas las guarderías del mundo mundial. Y la crisis, que en ésta parte del mundo se inició en febrero de 2007, ha venido para quedarse ante el tan bajo perfil de todos esos pseudopolíticos que se han apoderado del poder. ¿Aún queda algún iluso entre ellos que piense que "sin hacer nada" esto se va a arreglar solo? Estamos apañados...

 

 

Y como no saben ni dónde tienen la mano derecha, son tan bullullos que aún siguen creyendo que la cita bíblica de Mateo 6:3 va sobre esto, fíjense que desde el 2007 no hemos levantado cabeza. Y lo primero que se cayó fue aquella premisa falsa de que los pisos jamás iban a bajar de precio. ¿No hay nadie que se acuerde de lo que lleva pasando en Japón desde hace décadas? Y no contentos con lo acontecido, ya están volviendo a crear otra nueva burbuja inmobiliaria que hará "pufff" el día menos pensado. Aquello de que el hombre es el único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra, habrá que ampliarlo, y mejorarlo, añadiendo que además es hasta capaz de enamorarse de la piedra. 

Un servidor lleva años avisando que lo que unos cuantos hicieron con el Grupo BPA iba a acabar con el precario sector financiero andorrano. Y así ha sido. Y si no me creen, tan solo tienen que observar las caídas, y caídas, y más caídas, en los beneficios de las restantes entidades bancarias del país para cerciorarse de lo que digo. (Y eso que el papel lo aguanta todo). Y también pueden verificarlo con la cantidad ingente de profesionales del sector que se está poniendo en la calle, a veces maquillándolo hasta como prejubilaciones anticipadas. Y si en todos los grandes bancos mundiales las cosas pintan bastos, ¿alguno de ustedes se cree que en nuestros bancos no va a pasar nada de nada?

 

 

Y la gente de la calle me sigue asombrando con sus estruendosos silencios. Voltaire decía que es difícil liberar a los necios de las cadenas que veneran, y qué razón tenía el buen hombre. A Martin Luther King le preocupaba el silencio de los buenos. Su silencio cómplice no hace sino validar todas aquellas aberraciones que puedan cometer todos estos que se han apoderado del poder. Es así de simple. Eso sí, se van a quejar más que tibiamente en cualquiera de los foros a los que tengan acceso, que para eso tienen a mano las redes sociales. 

 

 

¿Dónde está la juventud inconformista que cambió el mundo? ¿Jugando a la PlayStation? Qué gran desesperanza y que supino dolor. Apenas son conscientes de que los derechos no se pueden negar y que nadie te los debe dar. Por eso se llaman derechos y no favores. Y la culpa no es de ellos. Todos aquellos que han nacido en los 90 o a principios de siglo, les llevan machacando la cabeza con la palabra crisis desde que tienen sentido común. Y los que les machacan la cabeza deberían ser los que nos tendrían que haber sacado de ella. Pero nuestros políticos son inútiles e incapaces. Y son inútiles e incapaces porque la inmensa mayoría de ellos no saben lo qué es la vida, porque en su vida jamás se han tenido que enfrentar a nada de nada. ¿De qué sirve llenarse la boca de acudir al notario a firmar lo que sea si son capaces hasta de renegar de su propio padre? ¿No saben aquel refrán que dice "dios te libre de 'quids pro quods' de boticarios y de 'etcéteras' de notarios"? Y si quieren ir a hacer el fanfarrón ante notarios, ¿por qué no presentan también todos los bienes de toda su familia, incluida su familia política? Antiguamente la gente se daba la mano y eso iba a misa. Hoy en día acudir al notario, a hacer según qué bobadas, no es garantía de absolutamente nada. A los hechos me remito. 

 

 

Como ejercicio de observación, para quién lo quiera realizar, les pediría que se dieran una vuelta por la Plaza de las Arcadas, y sus aledaños, y bajen hacia Princep Benlloch. Aquel barrio estaba lleno de vida no hace tanto. Pasen por el centro de Encamp. Un pueblo maravilloso que a la época tenía vida propia. Hoy en día son la sombra de una pena y el eco de un dolor. Pregunten a cualquiera del colectivo de restauración, o al hotelero, si tienen algún problema para encontrar personal. Pero nuestros políticos, esos que se han vuelto a apoderar, una vez más, del poder les dirán que Andorra va viento en popa y a toda vela, y que los demás somos todos muy malos de hablar tal y como lo hacemos. Y mientras ellos siguen perdiendo su tiempo, deben de tener mucho tiempo que perder, con innovadoras ideas, de bombero, Andorra se va apagando lentamente. Yo diría que agónicamente. 

 

 

Como diría todo el colectivo de sabios griegos, si es que alguna vez hubieran sido todos coetáneos o hubiera existido: "ΣSTΩ TIΣΠΣ MUΨ MΔL ΔSPΣCTΩ". 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices.