Dichosos los que han escuchado al pueblo

Las cartas ya están encima de la mesa. El oscurantismo con el que se llevan a cabo todas esas cábalas ha tocado a su fin. Se acabo lo que se daba.

 

 

Al día siguiente del cierre de la presentación de candidaturas, y una vez pasado el proceso de validación de todas ellas, hay cinco de ellas, por no decir seis, en las que no voy a perder ni un minuto de mi tiempo porque no han sido capaces de escuchar las reiteradas quejas del pueblo soberano. 

El pueblo soberano no quiere más DA. Al pueblo soberano le ha desbordado el no saber hacer de DA. Al pueblo soberano DA no le va a seguir engañando. No hace ninguna falta volverle a recordar, una vez más, todos y cada uno de los fracasos que DA ha tenido durante estos últimos años. Los llevan grabados a hierro y fuego en su cerebro. El pueblo soberano ha dicho ¡¡basta!! a toda esta locura. ¡¡Ja ni ha prou!! Y el 7 de abril el pueblo soberano, con su voto, castigará todos y cada uno de los desmanes cometidos.

El pueblo soberano pide ¡CAMBIO! que no recambio. Y en ése cambio se ha estado reclamando insistentemente una plataforma transversal en la que habrían cabido todos, y en la que se aunase todo el talento, que en Andorra lo hay y mucho, para sacar éste peís del profundo pozo en el que DA nos ha abocado a todos. Pero el egoísmo de los presuntos salvadores de la patria no lo ha permitido. y tan solo ha habido una candidatura capaz de hacer propia las insistentes reclamaciones del pueblo soberano. 

Ver las listas de las distintas candidaturas produce una mezcla de risa y pena. Risa al comprobar cómo toda esa especie de mastuerzos se han ido ofreciendo, cual vulgares baratijas, a todas ellas. Y pena al observar cómo ha habido alguna que los han aceptado.

¡Qué bajo han caído todos! 

 

 

Marionetas que se ponen en manos de quién sea por un triste plato de lentejas. Majaderos que no saben ni porqué siguen en este mundo, y que llevan toda su infeliz vida vendiendo humo. Auténticos pobres de espíritu que no son capaces de mantenerse por ellos mismos. Almas en pena que vía misericordia acaban engañando a la buena gente. Relleno, bulto, paquete, fardo o masa para poder aspirar a completar listados.

¡Y ése es el patético panorama!

Y si desde este medio se ha apostado una y otra vez por la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, lo cual nos ha costado tantas y tantas críticas, ayer uno de los candidatos puso firme al panfleto oficial del estado. Hoy otro de ellos ha piulado sobre lo mismo. Ya es hora de que alguno de ellos lo haga institucionalmente. 

 

 

En Andorra, gracias a todos los sucesivos gobiernos que han habido, no hay listas abiertas. ¡Ojalá las hubieran! Sería todo mucho más fácil. Pero no las hay. Y como no las hay y varios de los candidatos no han sido capaces de anteponer el interés general por encima del suyo propio, tendrá que ser el pueblo soberano, que tiene la sabiduría, el que tenga que poner fin al Desgovern dels millors. Y ya sea por matemáticas o por descarte, el pueblo soberano va a recurrir al voto útil

 

 

Sea como fuere el "countdown" de DA hace días que ha empezado. La suerte es que ya no hay tiempo para que se puedan gastar unos cuantos millones de euros en algún monumento, bulevar o rotonda y bautizarlo con éste tan apropiado anglicismo. En fin...

 

 

 

 

¡¡En las próximas elecciones no les demos ni un solo voto!!

¡¡Ja no us tenim por!!

 

 

 

 

 

Intenten ser felices.