Les especificitats 'secretes' d'Andorra

Visto, comprobado y aceptado que con sus demenciales actuaciones cometidas contra el grupo Banca Privada d'Andorra no van a poder dar el soñado botín de guerra, al Govern dels millors no le queda otra que acudir con el rabo entre las piernas a "negociar" (?) con la UE, con el FMI, con el Banco Central Europeo y con todo aquella institución que tenga la santísima paciencia de perder el tiempo con ellos. 

Y esa es la cortina de humo que nos están intentando seguir vendiendo, día tras día, porque nadie, absolutamente nadie, les va a admitir sus más que misteriosas "especificitats secretes d'Andorra". Y lo califico como cortina de humo porque en las misteriosas conversaciones con la UE, ni a Mónaco, ni a San Marino les interesa lo más mínimo entrar a formar parte de dicha organización. Ellos, con unos dirigentes por lo visto mucho más listos que los nuestros, están en "standby", en "wait and see" o como ustedes lo quieran llamar, a ver cómo acaba el "Brexit", al que se van a añadir en menos de nada el "Frexit", el "Nexit", el "Dexit" y el "Swexit". (Ellos no tienen nuestras urgencias histriónicas). 

Lo del FMI y lo del Banco Central Europeo es de traca. Además del pastón que va a costar la entrada, tanto el FMI como el Banco Central Europeo imponen, si o si, severísimas condiciones que pasan todas por "cortar", "cortar" y "recortar" prestaciones, y "aumentar", y "aumentar" y "aumentar" todos los impuestos habidos y por haber. Y si no que se lo pregunten a todos los países que denominaban despectivamente PIIGS. Y aquí empiezan, y no van a acabar, los problemas para la pobre Andorra. Tanto a una como a la otra institución no les entra en la cabeza que en un país de 468 km2 hayan 8 administraciones, y trabajen, según el Govern dels millors, 2.687 funcionarios, a los que habría que añadir los que trabajan en las 7 restantes administraciones, cifras que habría que confrontar con las que La Cámara de Comercio cifraba en 2016 en 4.317, más otros 585 en enseñanza, más 1.926 en sanidad. Al final, ¿cuántos funcionarios hay en Andorra?

Y si todo lo anterior es el misterio de la anunciación, lo del censo de las Parroquias es simplemente kafkiano. El artículo 4 de la Ley de Transferencias a los Comús, especifica que la cuantía de las transferencias anuales se harán de la siguiente forma: "en cuanto al 50%, por partes iguales, el 35% en proporción al número de habitantes inscritos en cada Parroquia y el 15% restante en proporción al territorio". ¿Cómo puede ser que en un territorio con tan pocos habitantes haya un decalaje de unas 5.000 personas entre las cifras que presenta Govern y las cifras presentadas por todos los Comús? ¿Otra "especificitat secreta d'Andorra"? ¿Acaso también es un secreto de estado que nadie, fuera de su cotarro, sepa exactamente la cantidad real de personas que habitan en cada parroquia? ¿No será que puede que se inflen los censos de los Comús para percibir mayores cuantías? Y si eso es así, ¿cómo se llama el delito que se está cometiendo año tras año, quiénes son los posibles cometedores, quiénes los posibles consentidores, quién o quiénes se han pronunciado, tanto de la mayoría como de la minoría y qué tiene que decir a todo esto el Tribunal de Cuentas? ¿Alguien del feudo de Antonio nos puede explicar qué es Parc de La Mola, 99?

Pero es que hay más; si cualquiera de ustedes se mete en la Web del Govern dels millors y entran en la composición del mismo podrán observar que cada ministro tiene una pequeña descripción de su trayectoria, su CV, su foto oficial y la información del contacto. ¿De todos? Pues tampoco. 

 

 

El ministro que se quería ir, sin irse, que estaba, pero sin estar, y al que se le tuvo que montar una cartera a su medida, pero por lo visto sin despacho, no tiene su correspondiente CV. Ahí lo tienen.

¿Otra nueva "especificitat secreta d'Andorra"? ¿Es otro secreto de estado el CV del ministro? ¿A qué viene tanto misterio con ése CV?

Y a nuestro cada vez más triste, afligido, apenado, entristecido, apesadumbrado, atribulado, pesaroso, mohíno, mustio, taciturno, compungido, cariacontecido, cabizbajo y aislado Antonio tan solo le queda el consuelo de gritar para que toda esta tortura que le abruma, se acabe de una maldita vez. 

Skrik, by Edvard Munch

 

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices.