Economia

Testigo de cargo prefabricado (2)

Pedro Alba Rudo

Hombre de negocios especializado en el sector financiero, estoy más cerca de la jubilación que de la plena vida activa. Ello no quita que tenga opinión y, por encima de todo, que sea un inocente observador de aquello que me rodea. Después de muchos años andando por Andorra, ahora busco la comodidad en otras latitudes.

Una vez han sacado conclusiones de quién facilitó las actas secretas del Comité de Prevención de Blanqueo de BPA que figuran íntegras en el sumario de la causa 8000081/2015, la denominada causa general del ‘caso BPA’, sigamos con la evolución de los hechos.

A partir de éste punto, el juez brasileño Sergio Moro, que lleva la causa ‘Lava Jato’ contra Odebrecht en Brasil, desacreditó en repetidas ocasiones a Tacla Durán como testigo, pues era prófugo de la justicia e iba incriminando ‘a pedido’ para evitar su propia encarcelación. Sorprende que España cambiase su criterio y escogiera ‘proteger’ a Tacla y facilitar la obtención de una declaración exprés para Andorra en vez de colaborar con la justicia brasileña, extraditándolo. ¿Habrá algún favor a cambio? No lo sé, pero el asunto Pujol se está juzgando en España, y la fuente de la operativa del clan era Andbank en Andorra. Otra vez saquen conclusiones ustedes mismos.

A pesar de la débil y extraña consistencia de la prueba de cargo (declaración de Tacla Durán en la que expresó repetidamente su voluntad de colaborar y revelar más secretos a cambio de que no lo extraditaran), visiblemente condicionada por la voluntad de la justicia de Andorra, la juez andorrana Canòlic Mingorance ordena la búsqueda y captura de Andrés Norbero Sanguinetti en fecha 27-7-17, decretando secreto de sumario para facilitar su detención. No fue avisado previamente por ninguna otra vía, cuando todos sus datos personales (domicilio, teléfono, correo electrónico, etc…) constaban sobradamente en BPA, que estaba bajo el mando del propio Govern y de la propia juez, lo que hubiera facilitado sin problema su localización.

Simultáneamente hubo que localizar a Francesc Xavier Pérez Giménez, director de BPA-IFE en Uruguay (superior jerárquico por tanto de Sanguinetti) y también inculpado en la misma causa. A Pérez se le localizó sin necesidad de orden de búsqueda y captura por Interpol, a pesar de residir también en Uruguay, como Sanguinetti. Pero claro, a Tacla no se le debió pedir que implicara e inculpara a Pérez (Sisco). Es importante también aquí decir que el auto de procesamiento y encarcelamiento de Sanguinetti hace una extraña protección y desvinculación de Francesc Xavier Pérez Giménez del caso, como si hubiera estado ausente todo el tiempo, y fuera ajeno a lo que se instruye.

¿Será porque la operativa que hacía Pérez (visitar a los clientes que ODE referenciaba a BPA) para captar y documentar los cobros que recibían de ODE, la hizo hasta junio de 2013 en BPA-IFE Uruguay, fecha en la que cesó como empleado, y luego la siguió realizando en Crèdit Andorrà-Uruguay donde entró a trabajar seguidamente hasta julio de 2017, fecha en la que fue despedido? No lo sé.

¿Podría ser que en esos cuatro años hubiera hecho alguna operación para ODE en Crèdit Andorrà?. No lo sé. Quizás alguien lo investigue algún día si es que se considera importante.

Aquí cabe recordar, además, que Crèdit Andorrà cerró sus oficinas en Uruguay en agosto de 2017. Mejor evitar futuros problemas: “Cuando veas las barbas de tu vecino recortar, pon las tuyas a…”

Pero sigamos con la búsqueda por Interpol de Sanguinetti en Uruguay.

Es como si en Andorra la Interpol intentara localizar a Dot Martí, estos días en boca de mucha gente por la designación por la vía directa sin el concurso público preceptivo, de su empresa SPAI como adjudicataria del mantenimiento de informática de Govern. Todo el mundo en Andorra sabe quién es Toni Martí, y ahora también  quién es su hermano.

En Uruguay, Sanguinetti es conocido por prácticamente TODA la población, al ser hermanastro del dos veces presidente de la República. Además es vicepresidente de uno de los dos clubes rivales de fútbol más importantes del país, el Peñarol.

¿Podría ser que la innecesaria orden de búsqueda a través de Interpol fuera intencionadamente hecha para provocar un escándalo mediático (como así fue) que pusiera a BPA en el candelero del país sudamericano, y de paso ya hiciera suponer que Sanguinetti era culpable por ser perseguido de esa forma (los adversarios políticos del ex presidente Sanguinetti, y los rivales futbolísticos del Peñarol, osea del Nacional, se hartaron de comentar en ese sentido las noticias aparecidas en todos los medios)? No lo sé.

BPA-IFE fue investigada por el supervisor uruguayo a raíz de la intervención gubernamental en Andorra, y el procedimiento fue archivado sin incidencias.

Sanguinetti se presentó voluntariamente ante la justicia uruguaya al enterarse de que lo buscaban, y se ofreció a viajar voluntariamente pagando de su bolsillo el pasaje a Andorra para ser interrogado. Ninguna intención de esconderse.

Al aceptar Uruguay la extradición, el proceso se ralentizó, y Sanguinetti ha permanecido en su país en arresto domiciliario más de seis meses hasta ser extraditado a Andorra, para en cuatro horas ser interrogado, procesado y encarcelado.

Parece que su destino en Andorra estaba escrito con anterioridad a su venida, y que la declaración de un testigo como Tacla, tan dudoso, rechazado como tal por la justicia brasileña, ha sido la base para dicha vertiginosamente rápida decisión de la justicia andorrana.

¿Les suena el asunto?: declaración exprés de Rafael Pallardó en el caso Gao Ping, que salió de España cuando lo tenía prohibido, para venir a Andorra, declarar contra Joan Pau Miquel, para justificar su inmediato procesamiento y  encierro en prisión provisional durante dos años. La misma forma de proceder.

Habrá que ver cómo evoluciona el caso, pero si la principal prueba de cargo es la declaración de Tacla Durán, pudiera interpretarse que el país que finalmente lo logre retener podrá obtener de él la declaración que le interese para que, a cambio de mantenerlo en libertad provisional, ‘cante’ lo que se le pida.