Carta abierta a Jennifer Shasky Calvery, directora del FinCEN

Perdone mi atrevimiento al dirigirme a usted desde un blog pero sé que los caminos inescrutables de Internet harán el resto y mi carta llegará a sus manos. Según Wikipedia en el Departamento del Tesoro de Estados Unidos trabajan 15.897 personas, datos de 2.007, y estoy convencido que bastantes de ellas pueden leer lo que viene a continuación. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos maneja un presupuesto de 14.000M$, datos de 2.013. Para que usted se pueda hacer una idea de la abismal diferencia que hay entre su país y el mío le diré que en Andorra vivimos 70.000 personas y que nuestro presupuesto está sobre los 400M€. En cualquiera de sus inmensos estadios de fútbol americano cabríamos todos y puede que en alguno de ellos el speaker dijera que tan solo hay tres cuartos de entrada. Pero el hecho de ser un país pequeño no significa que se nos pueda pisotear vilmente con total impunidad ni, mucho menos, herir nuestra dignidad porque hay algunos andorranos que todavía la tenemos.

Su USA PATRIOT Act, aprobada por inmensa mayoría tanto por la Cámara de Representantes como por el Senado de su país, fue promulgada por el Presidente Bush, el 26 de octubre de 2.001, después de los terribles atentados del 11 de septiembre de 2.001. Su objetivo era, y es, el de ampliar la capacidad de su Estado en aras de combatir el terrorismo, mejorando la capacidad de las distintas agencias de seguridad de EEUU al coordinarlas y dotarlas de mayores poderes de vigilancia contra los delitos económicos. Ante situaciones excepcionales lo lógico es tomar medidas excepcionales. ¡Chapeau por ustedes! Pero no busquen agentes andorranos en zonas de conflicto, ni tampoco soldados adiestrando a ninguna de las partes. Carecemos de servicio secreto y de ejército. En Andorra, un país con 800 años de historia, siempre nos hemos vanagloriado de nuestra tradicional imparcialidad, aunque ahora tampoco podemos obviar padecer un atentado ya que los fanáticos nos pueden haber declarado la guerra por infieles.

Pero si hay algo terrible en su USA PATRIOT Act, que el ciudadano normal desconocíamos en ese momento, y que le confiere a su país un arma de destrucción masiva sobre cualquier otro es la Sección 311; la que usted aplicó a la Banca Privada d’Andorra. Usted en su comunicado del día 10 de marzo calificó a la Banca Privada d’Andorra como “institución financiera extranjera de preocupación primaria en lavado de dinero”, aduciendo que “desde hacía años altos directivos de la Banca Privada d’Andorra habían facilitado conscientemente transacciones por cuenta de terceros lavadores de dinero, que actúan en nombre de organizaciones criminales transnacionales”. Una vez sale dicho comunicado la Banca Privada d’Andorra usted y yo sabemos que está muerta, ya que inmediatamente se cierra su acceso al mercado dólar.

Lo que más tarde pasó es para mí el mayor cúmulo de tropelías jamás vistas en ninguna parte: el Cap de Govern d’Andorra, en funciones, anuncia que el INAF ha decidido intervenir la Banca Privada d’Andorra; Standar & Poors rebaja un grado la calificación del país hasta BBB; España decide intervenir Banco Madrid, como consecuencia del anuncio de la intervención por parte del Cap de Govern d’Andorra, en funciones, sobre la matriz y la Superintendencia de Bancos de Panamá interviene la Banca Privada d’Andorra de aquel país, también como consecuencia del anuncio de la intervención por parte del Cap de Govern d’Andorra, en funciones, sobre la matriz. Así mismo se detiene al Sr. Joan Pau Miquel acusado de un delito continuado de blanqueo de capitales procedentes del crimen organizado.

306 días después, 10 meses después, cientos de miles de horas empleadas por su reputada auditora norteamericana PwC, millones de euros gastados en la labor, y aún no han podido encontrar nada más que lo ya había sido denunciado, en su día, por la propia Banca Privada d’Andorra. Hablan de un 5% de cuentas dudosas, pero admiten que podrían ser de personas que todavía no han podido presentar los papeles solicitados por la auditora, personas que no se han podido trasladar a Andorra o, incluso, personas que puede que hayan fallecido. En Banco Madrid, ya liquidado, tampoco se ha encontrado nada de nada. Le diré una cosa: puede que Banco Madrid fuera la entidad más limpia de toda España. Pero en qué cabeza cabe que una entidad andorrana vaya a comprar un banco español utilizando dinero raro, cuando se han sabido vigilados por las autoridades españolas, con microscopio, desde el minuto uno y cuando su reputada auditora norteamericana PwC intervino en la due diligence? Mientras tanto la Superintendencia de Bancos de Panamá ante la absurdidad de todo lo anterior va prorrogando de tres meses en tres meses, a la espera de alguna respuesta de las autoridades andorranas competentes.

Hasta aquí la historia. Vayamos ahora a ver si con su inestimable ayuda podemos saber la verdad, porque en Andorra nos está mintiendo hasta el apuntador. Para su conocimiento sepa que nuestro Cap de Govern, en funciones, en su intervención del día 10 de marzo mintió al afirmar que ustedes le habían avisado el día ¡¡9 de marzo!!. Más tarde, esta vez en el Consell, no le quedó más remedio que reconocer que ustedes le habían avisado el ¡¡4 de marzo!! Más adelante supimos que su país había mandado una nota no verbal el ¡¡24 de agosto de 2.014!!, en la que ustedes “urgían” a reaccionar a las autoridades andorranas acerca de “todas sus entidades financieras”, y se pudo verificar que el agregado económico de la Embajada de EEUU en Madrid decía en un perfecto castellano, que su país se había cansado de avisar y que por eso se pegó el “martillazo”. También pudimos leer que en su comunicado del día 10 de marzo, usted elogiaba las contribuciones de las autoridades andorranas en esta investigación y valoraba su compromiso con la investigación de esta actividad completamente.

Usted tiene todo el derecho del mundo a defenderse y explicar su verdad. Pero además usted tiene la obligación moral de explicarnos a los andorranos toda la verdad sobre este despropósito total. Tenemos todo el derecho del mundo de saber qué pasó desde el 24 de agosto de 2.014 hasta el 10 de marzo de 2.015. Tenemos todo el derecho del mundo de saber con quién o quiénes estuvieron ustedes en contacto. Tenemos todo el derecho del mundo de saber por qué en su nota no verbal del 24 de agosto de 2.014 se habla de todas las entidades financieras del país y el 10 de marzo de 2.015 se hace un comunicado de su Departamento contra la Banca Privada d’Andorra. Defiéndase, se lo suplico, porque su defensa será la nuestra.

Usted con su comunicado, y ellos con sus actuaciones han puesto en peligro, solamente en trabajadores de Banca Privada d’Andorra, a 276 familias. Si ponemos una media de tres personas por familia, estamos hablando de 828 personas. 828 personas sobre 70.000 habitantes es un 1’18%. Si esa cifra la extrapolamos a su país estamos hablando de 3.792.638 personas inocentes que un buen día 10 de marzo, sin comerlo ni beberlo, vieron cómo sus vidas se habían convertido en un auténtico calvario.

Si hay una cosa que de verdad envidio de su país es la separación de los tres poderes, el saber que un juez puede poner en jaque hasta al Presidente pero, sobre todo, su “IMPEACHMENT”. En su país nuestro Cap de Govern ya habría saltado por mentiroso.

 

 

 

 

Comenta aquest article