Quién no ha visto "la lista de Schindler"??? Quién no ha llorado viendo los esfuerzos del empresario Oskar Schindler, que sólo pudo salvar "1.100 judíos", y cómo se arrepentía por no haber podido salvar más. Pues bien, en Andorra, por lo visto, nos dedicamos a todo lo contrario. Aquí nos dedicamos a condenar inocentes y condenarlos como "culpables", sin ni siquiera juzgarlos. Desde el infame 10 de marzo he tenido la oportunidad, y el placer, de conocer a una serie de trabajadores, clientes y afectados del Grupo BPA. Personas que, en definitiva, han visto como en su vida, sin comerlo ni beberlo, ha habido un antes y un después. Personas que, en algunos casos, han caído en la más profunda de las depresiones. Personas que por el “mal hacer” de nuestros gobernantes, se han convertido indirectamente en “culpables” de toda esta sinrazón bananera-dictatorial. Personas que han visto cómo su proyección de vida les ha sido arrebatada, arrancada de cuajo. Personas normales y corrientes que no han podido, ni pueden, disponer de su dinero, de sus ahorros, ni de sus inversiones. Todos, absolutamente todos, han sido considerados culpables. Su único delito: ser trabajador o cliente del Grupo BPA. Desde el primer momento señalamos que era imposible que los EEUU actuaran así, si haber habido conversaciones, negociaciones e, incluso, advertencias. (Y LAS HUBIERON!!). Desde el primer momento señalamos la inapropiada y desmesurada actuación de nuestros gobernantes, en funciones. Desde el primer momento señalamos que todo esto, si hubiera habido un mínimo sentido común, se tendría que haber solucionado, tiempo hubo desde la nota verbal de agosto de 2014, a lo largo de todos aquellos meses. Desde el primer momento señalamos tantas y tantas cosas, y nos dijeron de todo, nos insultaron, nos menospreciaron, nos amenazaron. Ahora todos ustedes tienen la oportunidad, ÚNICA, de mandarlos directamente al carajo. A todos ellos; a los únicos culpables, y a todos sus colaboradores necesarios y cómplices. Y si no lo hacen, todos ustedes serán tan culpables como ellos. Rosa, Carles y Carles: ni os lo penséis un segundo, gracias. Luego, no lloren.

Comentaris

Trending

Com la majoria de webs, utilitzem cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació i soferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús.